La Voz de Galicia

Juan Carlos Díaz del Valle: «Hay más violencia en las personas que no tienen trastornos mentales»

Ponteareas

Tamara Montero Redacción / La Voz

El 2 % de la población es bipolar y la patología se manifiesta en la juventud

28 Aug 2015. Actualizado a las 01:29 h.

No se conocen del todo las causas exactas por la que se desarrolla un trastorno bipolar, que suele manifestarse en el final de la adolescencia y el inicio de la edad adulta, pero el psiquiatra Juan Carlos Díaz del Valle afirma con contundencia que las personas que lo sufren pueden llevar una vida completamente normal y pide acabar con el estigma asociado a la enfermedad mental, porque «cuatro de cada diez personas sufriremos una enfermedad mental a lo largo de la vida».

-¿Qué es el trastorno bipolar?

-Es un trastorno del estado de ánimo, del afecto, que se caracteriza porque alterna dos fases: una de manía, en la que se está muy contento, con la autoestima muy alta, con verborrea... y una de depresión: tristeza, inhibición psicomotriz, apatía, abulia... Suele empezar con una fase de manía y tras ella aparece una fase de eutimia, es decir, de normalidad, y después una fase depresiva. Suelen ser ciclos, pero hay personas que tienen solo un episodio de manía en su vida, se tratan y no vuelven a tener síntomas, y otras personas que a pesar del tratamiento pueden tener recaídas.

-¿Hay varios tipos?

-Existen dos tipos. El tipo uno, que alterna fases de manía y depresión, y el tipo dos, que en vez de manía presenta hipomanía, una manía en grado menor que no provoca una grave disfunción en las personas. La fase depresiva también es diferente. Hay una serie de matices.

-¿Cuál es la prevalencia?

-De cerca del 2 % de la población. Hay diferencias en cuanto a los tipos. El tipo uno es el más frecuente, su prevalencia es entre el 0,4 y el 1,6% y en el tipo dos del 0,5 %. Hay diferencias en cuanto al género. El tipo uno afecta igual a hombres y mujeres, pero en el dos hay mayor incidencia de mujeres.

-¿Y los síntomas?

-En la fase de manía, estar demasiado contento: eufórico, con verborrea, pensar que se puede hacer todo... El peligro en esta fase es que la persona asume riesgos innecesarios. En la fase depresiva es todo lo contrario: triste, sin ganas de vivir y con pérdida de interés por las cosas. Pueden aparecer síntomas psicóticos, ideas delirantes. Por ejemplo, cuando hay un estado maníaco creerse que es Dios, que es muy poderoso, y en la fase depresiva, pensar que no vale para nada. Es menos habitual pero también pueden aparecer ideas que no tienen que ver con el ánimo, como la persecución.

-¿Hay posibilidad de tener episodios violentos?

-Es muy raro. No hay una relación estrecha entre trastorno mental y agresividad. Hay más violencia en las personas que no tienen trastorno mental. Sí es cierto que si una persona debuta con estos síntomas durante varios días y no se pone remedio pueden tener conductas de agresividad, pero alguien con hipoglucemia también puede tenerlas.

-¿Cómo se trata?

-Con un tratamiento mixto, tanto psicofarmacológico como psicoterapéutico. Usamos fármacos eutimizantes para evitar fases maníacas y depresivas y en momento puntuales, antipsicóticos y antidepresivos, según la fase. La psicoterapia incluye informar al paciente y los familiares sobre los síntomas, como se puede detectar de forma precoz, qué hacer ante los síntomas...

-¿La medicación es de por vida?

-Depende del paciente. Si hay un episodio aislado y pasa muchos años asintomático puede retirarse. Ante episodios repetidos se aconseja mantenerla.


Comentar