La Voz de Galicia

Habla Dolores Vázquez: «Lo he perdido todo»

Sociedad

La Voz

La mujer, que fue juzgada y declarada culpable erróneamente, se sienta por primera vez ante las cámaras en la miniserie «Dolores: la verdad sobre el caso Wanninkhof», que próximamente estrenará HBO Max.

11 Sep 2021. Actualizado a las 16:08 h.

Dolores Vázquez, protagonista y víctima de uno de los errores judiciales más graves de la historia española, habla por primera vez tras más de veinte años de silencio y de exilio voluntario en Inglaterra. Lo hace en la miniserie de género true crime Dolores: la verdad sobre el caso Wanninkhof, que próximamente estrenará HBO Max.

Dolores Vázquez, protagonista y víctima de uno de los errores judiciales más graves de la historia española, habla por primera vez tras más de veinte años de silencio y de exilio voluntario en Inglaterra. Lo hace en la miniserie de género true crime Dolores: la verdad sobre el caso Wanninkhof, que próximamente estrenará HBO Max.

La plataforma acaba de publicar el primer avance de esta producción de Unicorn que da voz a quien fue declarada culpable de un crimen que no cometió, el de la joven Rocío Wanninkhof, y que busca reconstruir la historia desde todos los puntos de vista mediante imágenes de archivo, entrevistas con los protagonistas y una reconstrucción ficticia de los hechos.

Dolores Vázquez, originaria de Betanzos, se sienta por primera vez ante las cámaras y cuenta su verdad. En las primeras imágenes publicadas por la plataforma, asegura: «Yo siempre he creído en la justicia, pero ese día dejé de creer».

«La prensa vendió una imagen de mí que no era yo. Sin conocerme me ha hecho un juicio paralelo. Era como si dieran por hecho que era yo y ya. No había nada más. Yo no tenía ni voz ni palabra», añade para contar cómo vivió aquellos momentos en los que fue señalada por la muerte de la joven de Mijas. «He perdido mucho. Lo he perdido todo», afirma.

En todo el tiempo que ha transcurrido desde los hechos, nadie la ha resarcido por su encarcelamiento ni por el juicio mediático al que se vio sometida. El caso se remonta al año 1999, cuando la joven Rocío Wanninkhof de 19 años desapareció. Tras varias semanas de búsqueda y con los medios de comunicación volcados en el caso, apareció su cadáver. Dolores Vázquez, expareja de su madre, fue detenida sin pruebas claras y, después de un juicio plagado de irregularidades, un jurado popular la declaró culpable de un «crimen pasional».

«Por primera vez en veinte años, Dolores Vázquez, Loli, habla públicamente para contar su versión de los hechos en este caso tan mediático, uno de los errores judiciales más graves de la historia en España. La historia se ha contado muchas veces, pero nunca ha estado completa, siempre han faltado protagonistas. Esta vez vamos a contar la historia completa. La realidad siempre supera la ficción, y en este caso se pone más de manifiesto que nunca. Es un thriller cargado de giros inesperados y una historia personal controvertida y apasionante», asegura Xelo Montesinos, fundadora y CEO de Unicorn Content.

Por su parte Miguel Salvat, productor ejecutivo de HBO Max, añade que «el caso Wanninkhof mantuvo a todo un país y sus medios en vilo. Veinte años después vamos a mostrarlo desde un punto de vista totalmente diferente. Dolores Vázquez habla con franqueza, contando su historia, cruda y dolorosa, con el beneficio del paso del tiempo. Para aquellos que piensan que esto no podría suceder hoy, les pregunto por qué sucedió entonces».

Sobre este mismo suceso, el pasado mes de junio Netflix estrenó en su plataforma el documental El caso Wanninkhof-Carabantes, en el que se repasan los dos crímenes cometidos por Tony King y cómo se encarceló a Dolores Vázquez injustamente y sin prácticamente pruebas. Ella fue descrita como una asesina fría, calculadora e inteligente. Toda la sociedad la condenó antes de celebrarse el juicio y un jurado popular terminó condenándola a pesar de que ella reiteró siempre su inocencia y aseguró que el asesino de Rocío seguía en libertad.

No fue liberada hasta 519 después, cuando el asesinato de Sonia Carabantes en Coín, no lejos de Mijas, donde ocurrió años antes el de Wanninkhof, destapó la relación que existía entre los dos asesinatos y se descubrió uno de los mayores errores de la justicia de las últimas décadas en España.


Comentar