La Voz de Galicia

Polémica boda en el Casino de Madrid con novios e invitados sin mascarillas

Sociedad

La Voz Redacción

Las imágenes del enlace entre el canterano del Real Madrid Jaime Navarro y Beatriz Ungría, cuñada de Elena Tablada, suman miles de críticas

09 Feb 2021. Actualizado a las 09:24 h.

A primera vista, casi cabe pensar que las imágenes no son actuales. Una boda con los novios entrando al ritmo de la canción 20 de enero de La Oreja de Van Gogh, con los invitados agitando las servilletas y felicidad a borbotones. Ni rastro de mascarillas, ni los unos ni los otros. Pero a medida que avanzan las imágenes, se ve al fondo varios camareros y al fotógrafo provistos de FFP2, ajenos al jolgorio. Bien pudiese parecer una boda prepandémica porque, ¿quién se casa en plena tercera ola?

Hay que recordar que en Galicia las restricciones vigentes hasta el próximo 17 de febrero mantienen la hostelería cerrada, solo con servicio a domicilio y para recoger en el local, y las bodas pueden celebrarse respetando el aforo fijado (un tercio de la iglesia, por ejemplo) pero a las celebraciones tras la ceremonia solo podrán acudir convivientes. Y es que además está prohibida la movilidad entre concellos salvo causa justificada.

Pero no, en Madrid, en plena tercera ola, la gente se casa y celebra bodas casi como si la pandemia no fuese con ellos. Como prueba estas imágenes que se han hecho virales y otras tantas que fueron compartidas en las redes sociales y que más tarde fueron borradas, algunas de ellas, tras la polémica. 

¿Y quiénes son los novios? Pues según recogen medios como El Mundo, se trata de famosos (de hecho en las redes sociales algunos reconocían algunos rostros). Concretamente el jugador canterano del Real Madrid, Jaime Navarro y Beatriz Ungría, hermana de Javier Ungría, actual marido de Elena Tablada, que es la madre de la primera hija de David Bisbal, Ella. Se celebró el pasado sábado en el Casino de Madrid. 

Tras el revuelo ocasionado, precisamente Tablada, que perdió a su abuela víctima del covid-19, explicó que en la fiesta se cumplieron todos los protocolos que marcan las autoridades sanitarias. «Se nos hizo PCR a todos los invitados y solo pudimos acudir los que tuvimos resultado negativo, se cumplió con todas las normativas», explicó a ABC tras la gran controversia que se generó. La normativa vigente en la Comunidad de Madrid permite celebrar bodas, tanto al aire libre como en lugares cerrados, como es el caso del Casino de Madrid. Eso sí, el uso de mascarilla es obligatorio y se recomienda el máximo de separación posible si no hay el 1,5 metros que desde hace casi un año. No está permitido el baile ni el cóctel previo a la comida, ya que el consumo de bebida y comida deberá ser sentado. 

«El Casino de Madrid fue muy cuidadoso con eso y los anfitriones también. Poco más te puedo decir porque esto es lo que yo vi y experimenté», explicó Tablada a Hola.com, insistiendo en que se cumplieron a rajatabla las normas. Su marido, Javier Ungría también ha querido aclarar lo ocurrido en unas declaraciones que recoge Chance, de Europa Press. «La gente se inventa muchas cosas, miente mucho, dicen que el Casino había permitido que no llevásemos mascarillas, no sé cómo alguien puede pensar que eso pueda suceder... se magnifica mucho todo y luego hay gente a la que es fácil atizar siempre», explicó. Sobre las imágenes que se han hecho virales, asegura que «nos acabamos de sentar y entraban los novios. La gente se pone de pie y se les recibe con una canción, pero en la misma mesa. Ya estábamos sentados en la mesa para comer, cuando te sientas en la mesa, la gente se quita la mascarilla». Y salió en defensa de su mujer explicando que «Elena está preocupada, bueno molesta por toda la gente que la critica y que ni le va, ni le viene. Es la boda de mi hermana, ella es mi mujer, viene, ella se ha hecho el PCR igual que yo. Nos sentamos en mesa de cuatro, a dos metros de distancia, obviamente cuando entran los novios te levantas de la mesa, son cosas que todos haríamos». 

Pese a todo, el vídeo ha causado muchas críticas en las redes sociales, algunas de ellas de personal sanitario, que lleva casi un año luchando contra el covid-19 en primera línea y se encuentra agotado, tanto física como psicológicamente, como afirmaban miembros del CHUO: «Esto es la historia de nunca acabar»

Entre los asistentes algunos han reconocido al número dos del pádel del mundo, Juan Lebrón. 

Sobre el uso de PCR, es algo que se ha convertido en muy frecuente en determinados ámbitos, como en algunos programas de televisión, donde presentadores, colaboradores y el resto del equipo se someten regularmente a test para tratar de evitar contagios. Aun así, se extreman las precauciones con mamparas y más distancia de seguridad. Es posible que los novios incluso corriesen con los gastos de las PCR de los invitados que acudieron para poder celebrar el enlace.

Con todo, hay que recordar que ni las PCR ni los diferentes test que existen en la actualidad eximen del cumplimiento de las medidas seguridad ya que una PCR negativa no garantiza al 100 % que no se tenga el virus o incluso que el contagio haya sido posterior a su realización. 

Por su parte, fuentes del Casino de Madrid han señalado a Efe que de los más de 12.000 metros cuadrados del edificio la agrupación de socios se encarga de la cuarta planta, donde está ubicada la biblioteca, y el resto de los espacios son gestionados por un concesionario participado mayoritariamente por la empresa NH Hoteles. Esta empresa asegura en un comunicado que los encargados de la organización del evento «cumplieron todos los protocolos y medidas sanitarias establecidas de acuerdo con la normativa en vigor en la Comunidad de Madrid».

«Además de los protocolos higiénicos y sanitarios, se llevaron a cabo medidas de ventilación adicionales y se ofreció a los invitados toda la información requerida para un correcto cumplimiento de la normativa. De esta manera, los asistentes eran conocedores de las medidas obligatorias para cumplir con su responsabilidad individual», añade.

Por otro lado, NH destaca que «sólo se cubrió un 15 % del aforo» en un espacio habilitado de 1.500 metros cuadrados, y los comensales fueron distribuidos en mesas de cuatro personas, «garantizando una distancia mínima entre cada mesa de un metro y medio»

Salud Pública investigará lo ocurrido

La Dirección General de Salud Pública ha abierto una investigación sobre la boda y ha dado traslado de la misma a la Policía Municipal. Desde la Consejería de Sanidad han informado de que la Dirección General de Salud Pública «ha abierto una investigación sobre la boda celebrada el pasado sábado en el Casino de Madrid, dando traslado a la Policía Municipal para que realicen las actuaciones necesarias de investigación para comprobar lo sucedido sobre el incumplimiento de las medidas frente al coronavirus»

Por su parte, la vicealcaldesa, Begoña Villacís, ha mantenido que «los aforos se están controlado, hay que poner todas las medidas», pero asimismo ha apelado a la necesidad de mantener «responsabilidad individual».

«Esto no puede ocurrir. Es un hecho de que quizá nos estamos peligrosamente inmunizando a los centenares de muertos que hay en España. Todos los días mueren cientos de personas en este país como consecuencia de la pandemia», ha lanzado. Además, ha pedido que «estas imágenes no se vuelven a producir».

La gestión que el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que preside Isabel Díaz Ayuso, está en el punto de mira desde el principio de la pandemia, e incluso ha provocado fricciones con otros presidentes del PP autonómicos, entre ellos Feijoo, que en una entrevista hace unos días aseguró que «Madrid ha optado por una decisión por la que yo no me sentiría responsable si la tuviese que aplicar en Galicia y, por tanto, he optado por otra». 

Sus palabras enseguida tuvieron respuesta por parte de Ayuso: «Yo respeto las declaraciones del presidente y el trabajo que realizan todas las comunidades autónomas, la suya, la primera». 

La otra polémica fiesta del teatro Barceló

El caso de esta boda celebrada en Madrid, pese a la polémica y a la indignación que pueda causar, no es único. Hace apenas unas semanas otra fiesta desató una oleada de críticas. Se celebró en el Teatro Barceló de la capital con invitados sin mascarillas ni distancias de seguridad alguna


Comentar