La Voz de Galicia

La institución que se vuelve moza a sus noventa años

Pontevedra ciudad

maría hermida pontevedra / la voz

Soplan vientos nuevos en una entidad creada en 1928, que trata de atraer a los jóvenes a las actividades que organiza

01 Dec 2017. Actualizado a las 05:00 h.

Hay dos formas de contar lo que sucede dentro del Casino Mercantil de Pontevedra. Una es muy sencilla, se limita a describir lo que se ve cuando se sube por las escalares de su gigantesca e histórica sede, en la plaza Curros Enríquez. Aparece primero la cafetería, donde a media mañana las mesas se pueblan de varones leyendo la prensa. Luego están las salas de actividades, que lucen vacías a la espera de que, por la tarde, tomen forma las clases de encajes de bolillos, de guitarra, de apoyo escolar o de mil y una disciplinas más. Aparecen también los grandes espacios dedicados a conferencias, las oficinas, un pequeño gimnasio, una sala de billares y también los locales que se fueron cediendo a distintas entidades, como al club Montañeiros, De la mano de uno de los directivos, Juan José Esperón, se va recorriendo todo el edificio. Hasta ahí, por tanto, la descripción. Pero luego hay otra historia, la intrahistoria. Nada en este edificio es tan simple como parece. ¿Por qué? Porque atesora un pasado espléndido y descomunal. Y eso se hace notar.

Empecemos de nuevo. Nada más acceder al edificio, viendo sus vitrinas llenas de un y mil recuerdos, se empieza a echar la vista atrás. Hace casi noventa años que un grupo de industriales y comerciantes formaron el Casino Mercantil. La entidad pasó por numerosas vicisitudes y cambió de sede en distintas épocas. Fue en 1989 cuando se estableció donde ahora está, en pleno corazón de la zona monumental. El edificio se levantó en un solar en el que en el siglo XV había un hospital, y todo ello ha ido dejando distintos posos. «Temos unha enorme traxectoria detrás, imaxina que cumprimos noventa anos no 2018, de aí que tamén vaia ser un ano moi especial, de celebración», cuenta Juan José Esperón. Ayuda a darle porte al edificio que uno, bajando y subiendo escaleras, entrando y saliendo de las distintas salas, se vaya dando de bruces con arte todo el tiempo. Hay decenas de pinturas colgadas. ¿Por qué? Son cesiones que los artistas fueron haciendo a lo largo de los años. Son tan variadas, tan eclécticas que hacen que invitan a ver el Círculo Mercantil como algo multicolor, lleno de vida.

 

Proyectos solidarios

Cuenta Juan José que, precisamente, lo que busca la nueva directiva que comanda esta institución, que por cierto cuenta con más de 700 socios con derecho a voto y unos mil si se cuenta a los niños, es darle movimiento a la entidad. Y de ahí que no dejen de planificar actividades. Estrenaron recientemente un club gastronómico. «Fue una buena experiencia», señala un socio que participó en la iniciativa. Y ahora quieren abrazar también los proyectos solidarios. Por ejemplo, se llegó a un acuerdo con Cáritas y actualmente se están recogiendo juguetes para que ningún niño se quede sin entretenimientos el día de Reyes. En nada, tocará preparar ya el aniversario del Casino Mercantil: porque 90 años no se cumplen así como así.


Comentar