Secciones

Tu edición

La patria de Atilano, más antigua de lo que se pensaba al principio

Nuevos hallazgos en el castro de A Pobra do Brollón hacen que los arqueólogos se replanteen su historia

La Voz de Galicia

La nueva campaña de excavaciones que se desarrolla en el castro de San Lourenzo de Cereixa -en el municipio de A Pobra do Brollón- llevará a los investigadores a replantearse la historia de este asentamiento, donde el año pasado se descubrió un esqueleto perteneciente al período medieval que fue bautizado con el nombre de Atilano. Los hallazgos que se han ido realizando en los últimos días sugiere que los orígenes del castro son más antiguos de lo que se creía desde que fue descrito por primera vez -en la década de los noventa- y que su historia es aun más larga y compleja que lo que parecía.

Según explica el arqueólogo Xurxo Ayán, director técnico del proyecto, en esta campaña se ha encontrado un objeto de singular interés: una fíbula de bronce, es decir, un prendedor de ropa de un tipo que estuvo muy de moda en Centroeuropa en la segunda mitad del primer milenio de la era cristiana. «É un obxecto moi típico da chamada cultura de La Tène, que se desenvolveu entre os séculos V e I antes de Cristo», señala. Era un artículo de prestigio cuyo uso se extendió después por la Península Ibérica, especialmente por el área celtibérica de la Meseta norte, y también por Galicia.

La presencia de este objeto, señala Ayán, hace pensar que el castro de Cereixa ya estuvo habitado en la época prerromana. Ahora bien, los primeros investigadores que estudiaron este asentamiento lo definieron como un posible poblado minero del período romano. «O achado da fíbula pode apuntar a unha maior antigüidade do castro con relación ao que se pensou anteriormente», añade el arqueólogo.

En las actuales excavaciones también se han encontrado numerosos fragmentos de cerámica castreña que -según indica Ayán- muestran mucha similitud con los que se descubrieron hace años en los sondeos arqueológicos practicados en el castro del monte de San Vicente do Pino, en Monforte. Asimismo, se han podidode desenterrar escorias hierro de gran tamaño y peso, así como parrillas de hornos. Estos últimos hallazgos, apunta el investigador, no dejan lugar a dudas en cuanto que el castro de Cereixa fue efectivamente un centro metalúrgico y minero. «Agora falta por despexar a dúbida de se xa tiña este carácter antes da romanización ou se o adquiriu despois da colonización romana», apunta.

 

Dataciones con carbono 14

Para intentar precisar mejor la antigüedad de las diferentes ocupaciones humanas del castro, los investigadores están recogiendo muestras de materia orgánica -como maderas carbonizadas- con el fin de realizar dataciones por el conocido método del carbono 14. Si estos análisis producen el resultado esperado, tal vez se podrá determinar si el castro ya era poblado importante antes de la llegada de los romanos a Galicia y si sus antiguos habitantes se dedicaron a la explotación del hierro.

Visitas guiadas al yacimiento y una romería resucitada

Quienes quieran conocer de cerca los resultados de las excavaciones que se llevan a cabo en el castro de Cereixa tienen una buena oportunidad para hacerlo durante este mes. En la actualidad, el Ayuntamiento de A Pobra do Brollón tiene en marcha un programa de visitas guiadas al castro -de carácter gratuito- que se ofrecen de martes a viernes. Para concertar las visitas es preciso llamar previamente al teléfono 666 435 832.

Otra buena oportunidad se ofrecerá el viernes y el sábado, días en los que se celebrará en el castro la romería de San Lourenzo, una tradición olvidada que fue recuperada dentro del actual proyecto arqueológico que promueve la asociación vecinal de Cereixa. El festejo tenía como centro una capilla o iglesia de origen medieval que se encontraba dentro del recinto del castro y cuyos restos están siendo puestos al descubierto.

 

Excavaciones en tumbas

Junto a esta construcción se encontró en las anteriores campañas un cementerio de la misma época, en el que aparecieron los restos de Atilano. En la actual campaña arqueológica se han descubierto nuevos enterramientos -seis en total- que empezarán a ser excavados esta semana. Los participantes en las visitas guiadas, por lo tanto, podrán observar estos trabajos a medida que se van realizando.

La romería empezará las once de la mañana del viernes con una misa y una procesión. A la una de la tarde se ofrecerá un «vermú arqueolóxico» y una comida. Por la tarde, a partir de las cuatro, habrá talleres didácticos de arqueología y danza tradicional, que serán seguidos de una cena popular, una actuación musical y una sesión de observación de las estrellas fugaces conocidas como lágrimas de san Lorenzo.

Para el sábado, a partir de las once de la mañana, está prevista la recreación de un campamento romano a cargo de la asociación Pax Romana, que participa habitualmente en el Arde Lucus. Durante el resto de la jornada habrá talleres didácticos y exposiciones de materiales arqueológicos hallados en el castro, una caminata al campo de la feria de A Pobra do Brollón por el Camino de Invierno, una función de teato infantil con el grupo Bandullo Azul y un concierto de la Ukestra do Medio.

Etiquetas: Lugo ciudad Lluvia de estrellas Camino de Invierno Perseidas Arde Lucus A Pobra do Brollón Monforte de Lemos