Secciones

Tu edición

El juez deja en libertad a cuatro de los detenidos por la pelea en O Chamoso

Los otros cuatro tienen obligación de comparecer cada quince días en el juzgado

La Voz de Galicia

La Guardia Civil detuvo en la mañana de ayer en Lugo a ocho vecinos de la ciudad como presuntos autores de los delitos de lesiones

y desórdenes públicos que tuvieron lugar en el área recreativa del río Chamoso, situada en el término municipal de O Corgo el pasado día dos.

Los ahora detenidos agredieron a puñetazos, lanzando sillas y con barras de hierro a varias personas que se encontraban en la terraza de un bar-restaurante de la playa fluvial de O Chamoso. El supuesto desencadenante de las agresiones estuvo motivado por las desavenencias de unos jóvenes familiares de los agresores a la hora de adquirir unos helados.

Al lugar acudieron ambulancias del 061 y los facultativos, que después de una primera exploración a los heridos, optaron por trasladar a cuatro de ellos al centro hospitalario lucense con heridas de diversa consideración. En el lugar de los hechos se encontraban más de 30 personas, y entre ellos varios menores.

La investigación de estos delitos condujo a los agentes hacia un grupo de personas sospechosas, las cuales fueron reconocidas por testigos y perjudicados como autores de los delitos investigados. Una vez que la Guardia Civil consiguió localizar a las personas relacionadas, comenzó un arduo trabajo de investigación con el objetivo de probar la autoría de los hechos penales investigados: toma de diversas declaraciones, reconocimientos fotográficos con testigos y análisis de las imágenes aportadas a la instrucción por testigos presenciales de la pelea, quedando así los delitos investigados esclarecidos y supuestamente constatada la participación de los detenidos en la trifulca, según la Guardia Civil.

En libertad

Los detenidos fueron puestos a disposición del titular del Juzgado de Instrucción número tres de Lugo durante la tarde de ayer, que tras declarar decidió dejar en libertad con obligación de comparecer cada quince días a cuatro de los ocho detenidos por la pelea y por las agresiones. Los otros cuatro detenidos no llegaron a pasar a disposición judicial.

Los vecinos de O Corgo grabaron las escenas de violencia en el área recreativa, así como a los que abandonaban el lugar en coche.