Secciones

Tu edición

Proponen castigar las denuncias falsas de maltrato con el trabajo con víctimas

«Normalmente ocorre o contrario, ás mulleres cústalles denunciar», dicen las asociaciones

La Voz de Galicia

Prudencia e indignación se combinan a partes iguales en las asociaciones que trabajan con mujeres maltratadas y víctimas de abusos tras la supuesta denuncia falsa de una joven de Vilagarcía que dijo haber sido abordada por un grupo de chicos a la salida de una discoteca de A Estrada. Prudencia porque todas insisten en que no se conocen con precisión los detalles del caso ni las motivaciones de esa mujer y, por lo tanto, no puede prejuzgarse su comportamiento. Indignación porque las denuncias falsas son devastadoras para las víctimas.

«Non se pode permitir. As denuncias falsas teñen que estar moi castigadas», dice Rosa Fontaíña, de la Rede de Mulleres contra os Malos Tratos. «Hai unha grande cantidade de abusos e normalmente ocorre o contrario, a maioría non denuncian», explican. Las denuncias falsas, insisten los colectivos, son excepcionales, pero tienen un efecto devastador para las víctimas. Por eso, cuando existen, deben investigarse, dice Fontaíña, y castigarse. Para la coordinadora de la Rede contra os Malos Tratos el castigo apropiado para las personas responsables de denuncias falsas sería la obligación de trabajar con las víctimas. «Pedimos que se siga investigando e que, se hai unha denuncia falsa, que traballen coas vítimas, para que coñezan directamente o problema».

También Ana Saavedra, de la Asociación Mirabal, está de acuerdo en que las personas que denuncien falsamente sean penalizadas con servicios a la comunidad, aunque en su caso no cree que sea conveniente que lo hagan con las víctimas de delitos machistas. «Sería bueno que trabajasen con víctimas para que sepan lo que es, pero en otro tipo de casos, porque no sé si para las víctimas de abusos o de violencia machista sería bueno saber que la persona que las acompaña hizo eso», explica. 

Consecuencias nefastas

Sea cual sea el castigo, las asociaciones coinciden en que las denuncias falsas tienen consecuencias nefastas para las verdaderas víctimas. Primero, porque «cualquier culpable se agarra a la existencia de denuncias falsas para intentar defenderse», dice Saavedra. Pero sobre todo porque, en un contexto en el que a las víctimas les cuesta mucho decidirse a denunciar, porque temen ser culpabilizadas o no ser creídas, cada denuncia falsa es un paso atrás para las víctimas. «Despois ninguén nos cre», lamenta Rosa Fontaíña.

Desde el Centro de Acción contra la Violencia de Galicia (Ceavigal) insisten en la necesidad de extremar la cautela con este caso. «No sabemos si la denuncia es falsa o no, porque lo cierto es que hay muchísimas denuncias que se ponen y luego se retiran», dicen. En el caso de que se constate que una denuncia es falsa, opinan desde este colectivo, hay que penalizarlo.

A las responsables de asociaciones que trabajan con víctimas de violencia machista o de abusos les cuesta «moito crer que unha muller vaia denunciar unha agresión sexual sen que sexa certa. A unha muller cústalle moito denunciar unha agresión», argumenta Rosa Fontaíña, que insiste en que lo más frecuente es lo contrario: «Moitas non denuncian». Sobre el caso concreto de A Estrada, las representantes de las asociaciones son muy cautas: «Non sabemos o que realmente pasou», resume Fontaíña.

Seis meses por rajarle las ruedas del coche a su ex

Un vecino de Bueu acaba de ser condenado a seis meses de prisión por rajarle las ruedas del coche a su exmujer y madre de sus dos hijos. Los hechos tuvieron lugar a primera hora de la tarde del 26 de marzo del 2015 y el objetivo que buscó el ahora condenado fue «alterar su ánimo [de la víctima] e impedir su tranquilidad personal». Además, prohíben al pontevedrés comunicarse con su expareja durante dos años.

Etiquetas: Violencia machista Malos tratos Abusos sexuales A Estrada Vilagarcía de Arousa Bueu