Secciones

Tu edición

Maquillaban a un niño de 9 años para que en el colegio no vieran las marcas de las palizas

Un juzgado de Mondoñedo dictó una orden de alejamiento contra dos tías que vivían con el menor

La Voz de Galicia

Un juzgado de Mondoñedo ha dictado una orden de alejamiento contra dos mujeres que están acusadas de haber propinado una brutal paliza a su sobrino de 9 años, con el que vivían en una casa de una parroquia del municipio lucense. Según indicaron fuentes cercanas a la familia, en la vivienda habitaban el niño víctima de malos tratos, su madre, sus dos tías con sus respectivos hijos y su abuela. Las dos mujeres, que fueron detenidas inicialmente por los agentes de la Guardia Civil por un delito de malos tratos en el ámbito familiar -violencia doméstica-, son hermanas de la madre del pequeño.

Hematomas y moratones

Los hechos ocurrieron la semana pasada. Al parecer, el niño acudió al colegio con hematomas y con numerosas lesiones en el rostro, muslos y espalda. Según indicaron fuentes conocedoras del suceso, las tías lo habían maquillado para tratar de disimular las marcas y los moratones que tenía en la cara. Además, las supuestas autoras de la agresión le habían ordenado decir que tenía una alergia si alguien detectaba los hematomas y le preguntaba cómo se los había hecho.

Desde el centro escolar se percataron, efectivamente, de los hematomas del menor y alertaron de lo sucedido. A continuación, el niño fue enviado a un centro sanitario para un chequeo de las lesiones y la Guardia Civil le tomó declaración. Según testigos, el pequeño confesó que habían sido sus tías las causantes de la brutal paliza.

Ambas mujeres fueron puestas a disposición del juzgado de Mondoñedo, que inmediatamente decretó una orden de alejamiento. A raíz de la orden, las tías del menor fueron obligadas a abandonar la vivienda familiar y parece que ahora residen en un piso de un barrio de Mondoñedo, junto a sus respectivos hijos y la abuela.

Por su parte, el menor supuestamente agredido y su madre también abandonaron hace unos días la casa familiar, aunque siguen viviendo en el municipio.

Investigación abierta

Otras fuentes cercanas al caso indicaron que la madre del menor no estaba presente en el momento en el que se produjo la agresión, puesto que había sido de noche y ella trabaja en horario nocturno.

Según el relato de estas mismas fuentes, las supuestas autoras de las agresiones al pequeño lo marginaban y podían haberle ya pegado en ocasiones anteriores. Se investiga en estos momentos si esto sucedió.

Finalmente, a la vista de las diligencias practicadas por la Guardia Civil y de los informes médicos, el juzgado de Mondoñedo dictó un auto por el que se prohíbe a las dos mujeres aproximarse a su sobrino. En todo caso, la investigación de este supuesto caso de violencia en el ámbito familiar continúa abierta.

Etiquetas: Malos tratos Mondoñedo