Secciones

Tu edición

Un centenar de antidisturbios gallegos, en el despliegue de refuerzo en Cataluña

Un grupo de A Coruña y otro de Vigo parten esta semana y después lo harán otros tres

La Voz de Galicia

El Ministerio del Interior ha comenzado el despliegue de fuerzas de seguridad adicionales en Cataluña ante la concentración de eventos en esa comunidad como son la Diada, el día 11, y el aniversario del referendo ilegal del 1-O. Dentro de esta operación, dos grupos de las Unidades de Intervención Policial (UIP) destacadas en A Coruña y Vigo, integradas por cerca de medio centenar de agentes antidisturbios cada una, parten esta semana para Barcelona. Y las otras tres que hay en Galicia lo harán en días sucesivos, aunque todavía se desconoce si para rotar con sus compañeros o para unirse a ellos. Fuentes sindicales valoran que todo dependerá de cómo se desarrollen los sucesos.

El primer contingente saldrá mañana en furgonetas desde A Coruña, y el domingo lo hará el de Vigo. En principio, se les ha comunicado como fechas de regreso el 20 y 21 de septiembre, respectivamente, pero tampoco descartan que su estancia en Cataluña se prolongue más tiempo.

Teads fallback - Discover inRead by Teads!

En cualquier caso, entienden, tanto desde la Unión Federal de la Policía como desde el Sindicato Unificado de la Policía, que no se trata de un despliegue como el habido el año pasado durante la operación Copérnico, cuando ante el desafío independentista desde la Generalitat el entonces ministro Juan Antonio Zoido trasladó a 4.000 policías y guardias civiles para hacer frente al referendo ilegal del 1-O convocado por la Generalitat. Muchos de ellos fueron alojados en dos barcos anclados en el puerto de Barcelona, lo que provocó una agria polémica tanto por la comida como por los tamaños de los camarotes. En esta ocasión es probable que sean hospedados en el cuartel del Bruch, en el barrio barcelonés de Pedralbes, pero tampoco se descarta que vayan a algún hotel en otra localidad.

Las mismas fuentes destacan que también unidades de intervención policial con base en Madrid, Sevilla y Málaga figuran en la previsión para el refuerzo de las fuerzas de seguridad del Estado destinadas en Cataluña para estos días. Los que sí llevan ya un tiempo son agentes de apoyo en labores de información.

Unos 600 agentes en total

Interior ha evitado dar detalles sobre el dispositivo. Fuentes del Departamento explican a Europa Press que, en todo caso, se trata de una serie de decisiones «ordinarias» por ser habituales año tras año debido a la necesidad del Ministerio de velar por que existan las dotaciones suficientes en las diferentes plantillas de las Fuerzas de Seguridad del Estado. La Dirección General de la Policía Nacional ha autorizado que se trasladen unos 600 agentes de una decena de grupos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) para la custodia de edificios oficiales y en previsión de posibles altercados de seguridad ciudadana.

Según estas fuentes, Cataluña requiere cada mes de septiembre de un despliegue policial reforzado ante la concentración de eventos con gran afluencia de público, entre ellos la Diada que se celebra el 11 de septiembre.

No obstante, diferencian el contexto en el que se celebra la Diada y los actos programados de reivindicación independentista de este otoño con el del año pasado, cuando Interior diseñó la operación Copérnico.

Los guardias civiles exigen compensación 

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) exigen al Ministerio del Interior que compense económicamente a los 300 agentes obligados a permanecer en Cataluña hasta el 15 de octubre pese a que tenían previsto regresar a sus puestos. Ambas asociaciones reprochan a Interior que haya cometido el mismo «abuso» y «error» que el anterior Gobierno con los agentes en comisión de servicio en Cataluña por no compensar económicamente el esfuerzo de estos efectivos y por la falta de previsión sobre la medida. La orden, publicada ayer en el Boletín Oficial de la Guardia Civil, esgrime que «por necesidades y exigencias inherentes a garantizar la seguridad pública en este trimestre del año, en los lugares actuales de destino, se requiere que permanezca en el mismo hasta el día 15 de octubre». 

Desde el 9N

Los primeros refuerzos de un grupo de agentes de la UIP en la comunidad catalana se acometieron en el 2014 en el primer conato de referendo convocado por Artur Mas, el 9N. Desde entonces, esta segunda unidad con base en Barcelona recibe refuerzos de modo regular que se envían de otras bases, pero para cometidos como seguridad en puestos fronterizos y en la Delegación del Gobierno, dentro de las actividades de la conocida como operación Nómada.

En cuanto a la Guardia Civil también desde el Ministerio del Interior se han adoptado medidas para ampliar su personal en Cataluña. Algunos agentes de apoyo ya han sido reubicados, mientras el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska también ha suspendido el traslado de 300 agentes destinados en la comunidad para «garantizar la seguridad ciudadana» en las próximas semanas ante los eventos que se celebran, entre ellos la Diada. Es habitual que Cataluña requiera cada mes de septiembre de un despliegue policial reforzado, pero este año las previsiones apuntan a que será más tiempo.

El Boletín Oficial de la Guardia Civil publicó ayer una resolución en la que se anuncia que se retrasa el traslado de casi 300 agentes hasta el 16 de octubre. En la orden se detalla que se adopta la decisión «por necesidades y exigencias inherentes a garantizar la seguridad pública en este trimestre del año».

Agbar, la primera empresa que vuelve a Barcelona tras unos meses en Madrid

Aguas de Barcelona (Agbar) anunció ayer su decisión de establecer de nuevo su domicilio social en Barcelona, tras unos meses en Madrid, adonde se trasladó el 7 de octubre de hace un año, una semana después del referendo ilegal y de la huelga general, y poco antes de la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre.

Agbar -integrado en la multinacional francesa Suez- se ha convertido en la primera gran compañía que da marcha atrás a su proceso de deslocalización. La firma señaló que la decisión de instalarse en Madrid tenía carácter temporal y que se adoptó para «preservar la seguridad jurídica de los inversionistas y proteger los intereses de sus trabajadores, clientes y proveedores». Su traslado era «un movimiento doloroso, pero necesario», dijo entonces, ante la existencia de «una presión muy fuerte» de los mercados financieros por la deriva del desafío secesionista.

La vuelta a casa, en este caso, viene facilitada por la actual «estabilidad económica», según informó ayer en un comunicado. La compañía aseguró que el cambio del domicilio social no ha tenido impacto en el servicio prestado a los clientes (3,5 millones en Cataluña), ni ha afectado a las inversiones planificadas, que se han ejecutado en los plazos previstos.

El éxodo continúa

Desde octubre del año pasado, más de 5.200 empresas han abandonado Cataluña para instalarse en otros puntos de España. El momento crítico de la fuga de sociedades fue el último trimestre del año pasado, en el que el éxodo de empresas se elevó a 3.200. Aunque desde entonces, el ritmo ha decaído, el goteo de sociedades que han optado por trasladar su domicilio social a otras comunidades no ha cesado del todo. De hecho, en julio fueron 90 las entidades que cambiaron de domicilio, una de ellas, Fedalan Vicris, dedicada a la administración de participaciones en otras compañías, se instaló en el municipio pontevedrés de Covelo. En agosto, fueron 53 las sociedades que se trasladaron fuera de Cataluña. La textil Lake Sevan y el Grupo Inmobiliario Kasa se han asentado en A Coruña.

El éxodo empresarial ha sido una de las consecuencias más graves del proceso secesionista. Entre las empresas que abandonaron Cataluña, figuran algunas de las de mayor solera e importancia en ese mercado, como Caixabank, Banco Sabadell y Gas Natural.

Tags: Desafío secesionista Cuerpos de Seguridad Cataluña Diada
Ver Comentarios