La Voz de Galicia

PharmaMar enfoca un negocio millonario en la oftalmología

Economía

m. sío dopeso Redacción / la voz

Lanza un fármaco para un mercado de 300 millones de usuarios

22 Nov 2017. Actualizado a las 23:39 h.

Fiel a su prudente estrategia de no poner todos los huevos en la misma cesta, el grupo de origen gallego PharmaMar avanza en el desarrollo de medicamentos contra el cáncer, al tiempo que abre nuevas vías de negocio.

Mientras espera el dictamen definitivo de la Agencia Europea del Medicamento (EMEA) sobre Aplidin (el segundo fármaco que quiere lanzar al mercado, tras Yondelis), la compañía que preside José María Fernández Sousa apura los plazos para entrar en el mercado de la oftalmología. La filial Sylentis, participada al 100 % por PharmaMar, tiene ya en su última fase de investigación el que sería el primer medicamento para tratar la patología más frecuente en las consultas de los oftalmólogos, el síndrome del ojo seco. El producto arranca con inmejorables previsiones de mercado, ya que la incidencia de la patología es alta, afecta a más de 300 millones de pacientes en el mundo, y en España al 20 % de la población.

Dice el grupo farmacéutico que en los nueve principales mercados las ventas de fármacos no específicos para tratar el ojo seco fueron de 2.200 millones el año pasado. Estados Unidos se llevó un 58,9 % de las ventas.

Otro superventas en cartera

Por el ritmo de vida actual, los laboratorios esperan un crecimiento bastante importante en los próximos 10 años, «porque va a haber más pacientes y, además, se están desarrollando nuevos productos que van a tirar más del mercado», dice el grupo.

Tanto es así que, en la próxima década, el mercado se va a duplicar, llegando a más de 4.000 millones de dólares a nivel mundial, según datos aportados por la empresa. «Una estimación realista sería que nuestro producto podría alcanzar alrededor de un 15 % de la cuota de mercado, considerando otros competidores, pero nuestra molécula ofrece una serie de mejoras, como la efectividad y un perfil de efectos secundarios muy bajo», explica la compañía, que añade que los fármacos actuales para esta dolencia son todos blockbuster, es decir, venden más de 1.000 millones de dólares al año.

Mientras Sylentis avanza en sus ensayos en pacientes ya en fase III en distintos hospitales de Europa, la matriz PharmaMar se prepara para plantar cara a la EMEA, en el caso de que el comité encargado de autorizar la venta de Aplidin se pronuncie en contra. La previsiones no son buenas, porque la tendencia de voto se sabe ya que es negativa. La compañía asegura que no está dispuesta a tirar la toalla. «En el caso de que se confirme la tendencia de voto negativa, la compañía puede iniciar un proceso de reexaminación por las irregularidades que se han puesto de manifiesto, y este podrá durar unos cuatro meses», ha anunciado Luis Mora, director general de Pharmamar.

«Creemos que Aplidin debe llegar a los pacientes con los datos aportados por nuestro ensayo», ha dicho Mora que, respecto a la caída de las acciones de la compañía aclara: «La sobrerreacción del mercado es algo lamentablemente común en estos casos».


Comentar