Secciones

Tu edición

Cultura dice que la rehabilitación de Donramiro podía empezar

Explica que solo están sometidas a control arqueológico las excavaciones exteriores relacionadas con el drenaje de los muros, que se van a hacer en las fases finales

La Voz de Galicia

La Consellería de Cultura salía ayer al paso de las acusaciones del gobierno local lalinense que achacaba a este departamento autonómico haber empezado las obras de rehabilitación de la iglesia de Donramiro sin el mismo permiso que les faltaba a ellos para arrancar con la construcción de la rotonda. Cultura defiende que las dos son «obras distintas, con procedementos distintos, con obxectivos distintos e impulsadas por administracións distintas» y con «tramitacións diferentes e requirimentos técnicos diferentes». Afirma que «non se pode comparar o que non é igual. A non ser que se queira, dun xeito interesado, xerar confusión».

Respecto a la iglesia, Cultura defiende que la obra podía iniciarse sin ese trámite siempre y cuando los trabajos a realizar no afectasen a las unidades de obra condicionadas por el control arqueológico. En este caso, dicen, «os controis, dende un punto de vista arqueolóxico, circunscríbense ás fases finais de execución do proxecto e así aparece reflectido na información técnica». Estas unidades a controlar son «as escavacións exteriores relacionadas coa construción da drenaxe dos muros da igrexa».

Teads fallback - Discover inRead by Teads!

Indican que «o proxecto básico e de execución para a restauración da igrexa inclúe no seu presuposto un capítulo específico denominado 05. Control arqueolóxico» que es el que recoge y prescribe las labores de supervisión y control arqueológico. Recuerda que, conforme al contrato realizado por la consellería, es la empresa adjudicataria la que está obligada «a contratar á persoa especialista en arqueoloxía que se encargue de redactar o proxecto e realizar a actividade de supervisión».

 

El proyecto arqueológico, dicen, se autorizó el 24 de agosto, una vez iniciada la rehabilitación. En cuanto a los plazos, la consellería señala que «obviamente» una obra promovida, dirigida y ejecutada por la propia Dirección Xeral de Patrimonio tiene «por propia natureza» más facilidades para agilizar los trámites que cualquier otra administración. Defiende que los técnicos intentan tramitar los informes lo antes posible y no entienden como «dende o requerimento ao Concello de Lalín do control arqueolóxico, se poida tardar 14 meses en presentalo».

Tardanza y autoparalización de la rotonda por parte del Concello

En cuanto a la realización de la rotonda, Cultura señala que para empezar se trata de una obra en materia de infraestructuras y no de un bien cultural. Al gobierno local le recuerdan que en la resolución de junio del 2017 enviada al Concello desde la Xefatura Territorial se les indicaba textualmente que se autorizaba «o proxecto de construción da glorieta, condicionada á realización dun control arqueolóxico de movementos de terra, polo que, antes do inicio dos traballos, se deberá presentar (por duplicado) o correspondente proxecto de intervención arqueolóxica, asinado por técnico competente, para a súa autorización pola Dirección Xeral do Patrimonio Cultural». Una resolución que, para la consellería, es clara y recoge que «non se pode comezar os traballos de movemento de terras sen ese control», argumentando que la intervención lleva consigo «grandes movementos de terra nun contorno próximo a xacementos arqueolóxicos». En ella -insisten- Patrimonio instaba al Concello «a ter aprobado o proxecto de intervención arqueolóxica antes do inicio das obras» y acusan al gobierno local de haber incumplido ese requisito e iniciar las obras «sen contar co perceptivo permiso e tras tardar 14 meses en presentar dito proxecto». Cultura devuelve la pelota al tejado del Concello de Lalín, considerando que «el mesmo foi consciente autoparalizando a súa propia obra».

Tags: Lalín Consellería de Cultura
Ver Comentarios