Secciones

Tu edición

Vigo se embellece a brochazo limpio

El programa municipal Ciudad de Color decora ya más de medio centenar de muros y medianeras con atrevidas y coloristas obras de artistas internacionales

La Voz de Galicia

Desde el 2015, a Vigo le arrancan el feísmo de los murales a brochazos. Artistas de varias ciudades españolas y europeas presentan sus propuestas para participar en lienzos imposibles desde entonces. A lo largo de las tres primeras tandas ya había 40 edificios de Vigo que cambiaron la cara de otros tantos paisajes urbanos. En la última edición, rematada este verano, se sumaron otros 16 trabajos. Cada uno aporta su estilo. Y son muy diferentes.

Hay creadores que vienen del arte urbano y el grafiti, pero también han participado artistas más acostumbrados a lienzos que suelen caber por las puertas y que exponen en museos y galerías, como Pilar Alonso, Darío Basso o la recientemente fallecida Berta Cáccamo.

Teads fallback - Discover inRead by Teads!

Otros ya se forjaron en ese sector creativo que prefiere salirse del marco. Pintores de grafitis como Liqen y su hermano Pelucas, Peri, Mr Kern o el francés Louis Lambert (3ttman), autores jóvenes o no tan jóvenes, reconocidos y no tan célebres, pero todos cargados de energía para una labor titánica que se desarrolla cuando empieza el calor y a alturas de vértigo, sobre andamios colgados de grúas que convierten a los transeúntes en enanitos. Y luego, una vez rematadas sus obras, se convierten en lienzos de un museo para miopes.

Entre las propuestas, algunas llaman la atención por la historia que hay detrás de los botes de pintura.

Palabra de Xoel López

Por ejemplo, la del colectivo Boa Mistura, un equipo multidisciplinar también con raíces en el grafiti, nacido hace más de 15 años en Madrid. Su inmenso mural en la calle Gerardo Campos (el más grande de esta última edición) esconde mensaje y homenaje. En la página de Facebook donde se iba colgando el estado de cada uno daban pistas para un acertijo y aseguraban que, desde un punto de vista específico, todos los colores y formas se juntan y descubren unas palabras que el colectivo quiso dejar impresas en la ciudad. ¿Y qué era? Pues así lo contaban en su Instagram: «Inspirados en versos de Xoel Lo?pez, hemos creado una piel para el edificio, aparentemente abstracta pero generada por la superposición de las tres palabras: mordida, infinita y saudade. Generando unos ritmos de formas y colores casi musicales. La mu?sica que produce el latido de esa punzada de nostalgia por la tierra que queda tras las pisadas del emigrante», contaban. Cuando el coruñés lo supo, comentó: «¡Me hizo una ilusión tremenda! Estoy deseando ver la obra en persona. Es preciosa la idea, los colores y el mensaje poético».

También hay mensajes feministas, como los que deja proyecto Expostas con Vanesa Álvarez, que este año visibilizó en la avenida de Beiramar a las trabajadoras, un homenaje a las mujeres de la conserva que refleja a tres empleadas del sector; y el año pasado hicieron otro en las paredes del pabellón de O Berbés bajo el lema «Nin unha menos», símbolo de la lucha contra la violencia de género. Otra gran parte del programa de Vigo, Ciudad de Color está dedicado a las intervenciones en centros educativos con la participación del alumnado, como el que hizo el colectivo Til Diacrítico en la Escuela Municipal de Música.

Tags: Arte Vigo ciudad
Ver Comentarios