Secciones

Tu edición

Un trotamundos de antifaz

Los chorlitejos grandes recalan en la ra en su ruta hacia el sur

Chorlitejo
La Voz de Galicia

Haba quedado para tomar un caf junto a la playa de Santa Cristina, pero llegu con tiempo para acercarme al paseo de tablas entre el parque de Jos Mart y la orilla de la ra. Frente a esa zona se suelen reunir en pleamar unas cuantas aves acuticas, siempre que no se las moleste. Es un rincn ideal para observar a primera hora del da ostreros, zarapitos, garcetas o gaviotas de varias especies. La condicin, ya digo, es no bajar al arenal que all existe. Porque si se baja, las aves consideran roto un acuerdo y echan a volar.

Casi de inmediato captaron mi atencin varias carreritas breves entre la arribazn de algas. Los prismticos confirmaron mi intuicin pajarera: eran chorlitejos grandes. La mayora de ellos, aves jvenes. Iban y venan de aqu para all con toda su atencin puesta en los para m invisibles invertebrados que, a su vez, daban cuenta del men vegetal all abandonado por la ltima marea alta.

Pequeos sabuesos

Teads fallback - Discover inRead by Teads!

Parecan pequeos sabuesos en mitad de un campo. Solo que no se guiaban por el olfato, sino por la vista. La tcnica consista en permanecer muy quietos, con la cabeza erguida y sus grandes ojos oscuros atentos a cualquier presa potencial detenida ms de la cuenta sobre un alga. A menudo, a cierta distancia. Cuando decidan aprovechar la oportunidad, corran hacia all y daban un bocado veloz, como quien coge con urgencia un pincho de tortilla de una fuente que se vaca demasiado rpido. Y vuelta a empezar.

Jugu a imaginarlos como gastrnomos trotamundos. Como una tribu de viajeros que fuesen por esta orilla del ocano Atlntico degustando los mejores productos de las diferentes costas que visitaban en su ruta hacia el sur. Pero sin pagar. Y que por esto lucan en torno a sus ojos un antifaz negro en los adultos y marrn oscuro en los ejemplares jvenes nacidos este ao.

Llegados del norte

Estos ltimos tendran muy pocos meses de vida, solo dos o tres. Aoraran ya los paisajes donde nacieron? Probablemente no. Seran tantas las novedades que vendran descubriendo en su viaje hacia el sur, que no les habra dado tiempo a pensar mucho en sus orgenes: acaso Escandinavia, o Islandia; o quizs Groenlandia, o las islas britnicas...

Ya tendrn tiempo de acordarse de ellos a finales de invierno, me dije, cuando el impulso migratorio les invite a viajar de nuevo all. Por ahora, tenan que aprovechar y comer. Acopiar energa para continuar su viaje hacia el sur, probablemente hacia playas africanas.

Sent cierta envidia. Yo no iba tan lejos como ellos. Por el momento, mi destino era esa cita de trabajo tomando un caf. Y ya me retrasaba un poco. De modo que guard mis prismticos y ech a andar, no sin antes prometerles que algn da intentara hacerles una visita en cualquiera de sus hogares, de primavera e invierno.

Norte y sur

Cuanto de ms al norte vienen loschorlitejosgrandes, ms al sur acuden a invernar. Algunos oriundos de Canad oGroenlandialo hacen en las costas del golfo de Guinea. Y al contrario: los nacidos en las islas britnicas, por ejemplo, no viajan tan lejos.

Invernanteso de paso

No es esta una especie que cre en Iberia. Las poblaciones reproductoras ms prximas estn en el Reino Unido e Irlanda. En numerosos rincones de la costa gallegainvernangrupos de diferentes tamaos.

Tags: Carral Bergondo Culleredo Torre de Hrcules Iberia Groenlandia Reino Unido Guinea Canad Irlanda Islandia Tiro olmpico frica
Ver Comentarios