Secciones

Tu edición

«¡Quen ía pensar que un 15 de outubro ía ser un día nefasto para os incendios!»

El presidente de la Mancomunidad de Montes de Vigo, que plantó cara a los fuegos, cree que la tragedia pudo haberse evitado. Explica qué aprendió ese día

La Voz de Galicia

La jornada del 15 de octubre del 2017 será difícil de olvidar para los vigueses, que vieron cómo el fuego ponía en peligro sus casas y cómo acababa con la vida de tres vecinos. «Lucha titánica en las calles de Vigo», tituló en portada La Voz de Galicia. Uno de los que vivieron en directo este trágico día fue Uxío González, el presidente de la Mancomunidad de Montes. «Teño estado nalgúns lumes en Saiáns, pero na miña vida viira nada igual. Aquilo metía medo, facía un ruído...», relata el comunero, apenado porque el fuego arrasó con más de tres décadas de trabajo forestal.

«Agora que empezabamos a ter os montes ordenados», lamenta González, incapaz de sacarse de la cabeza la voracidad de las llamas. «O que máis me impresionou foi ver como en seis horas se tirou pola borda o traballo de 30 anos das comunidades de montes de Coruxo, Comesaña, Matamá, Valadares e Zamáns. Levamos 30 anos facéndonos cargo do monte, que o collemos nunhas condicións deplorables, en estado de abandono, con eucaliptos e acacias por todas partes», recuerda el presidente.

Teads fallback - Discover inRead by Teads!

Ahora los trabajos de las comunidades de montes se centran en talar la madera quemada y venderla, para comenzar a replantar las zonas arrasadas. «O que queda agora é empezar de novo», asume resignado Uxío, pero hasta llegar al punto en el que se encontraban antes del fatídico día queda una larga travesía por el desierto. «Estas comunidades van cobrar agora un diñeiro pola madeira queimada, pero logo van botar vinte anos sen que entre un duro nas comunidades, quedan en estado ruinoso», alerta. Pero no es la pérdida de todo lo hecho hasta el momento lo que más apena al comunero: «O máis valioso que se perdeu foron as vidas humanas. E dentro do malo houbo sorte porque puido haber un verdadeiro desastre de vidas humanas sobre todo en Fragoselo ou Chandebrito», se consuela González.

El miedo, como las llamas, se propagó por toda la ciudad. «La sensación apocalíptica se fue acrecentando a lo largo de toda la jornada», recogía el texto publicado por La Voz de Galicia al día siguiente de la catástrofe. Y el temor no era infundado porque «la sucesión de incendios de todos los tamaños pusieron en peligro en catorce municipios de la comarca decenas de casas que las fuerzas del orden y los equipos de extinción obligaron a desalojar», incluyó la información.

Hasta de desgracias como estas se pueden extraer conclusiones y el presidente de los comuneros apuntó varias lecciones aquel día. «A min preguntábanme se en Vigo estabamos preocupados polos incendios, eu sempre dixen que non porque temos un dos montes máis limpos que hai en Galicia, dous parques de bombeiros e un montón de pistas forestais. Non era previsible, pero estabamos errados. É a lección que temos que sacar», admite.

 

Reparto de culpas

Otra conclusión a la que llegó es que «o cambio climático existe, quen ía pensar que un 15 de outubro ía ser un día nefasto para os incendios», recalca. También espera que la sociedad se haya dado cuenta de que «é unha barbaridade que ao carón das casas do rural de Vigo estea todo cheo de eucalipto e broza. Agora nos damos conta de que puido ser un desastre na cidade», subraya.

No obstante, desde la mancomunidad ya llevan varios años tratando de poner remedio a esta situación. «Levamos anos traballando no anel verde, unha franxa de 40 ou 50 metros de árbores frondosas desde Saiáns ata Teis, que sexa unha primeira liña de defensa contra o lume», explica González. El Concello de Vigo también se puso manos a la obra en este asunto y «cónstame que están facendo unha ordenanza para obrigar a ter unha franxa de frondosas pegadas ás vivendas», valora.

A la hora de señalar culpables, Uxío González lo tiene claro. «O lume puido ser intencionado ou non, pero a culpa a ten a sociedade: a teñen os que o 30 de setembro mandaron as brigadas para casa, os que permiten haxa unha selva pegada as vivendas, os que non limpan as parcelas e tamén que haxa terreos que non se sabe quen é o seu dono», afirma con una idea clara: la tragedia se pudo haber evitado. «Estaban pasando por encima do lume os hidroavións que ían a Vincios, se houbera xente vixiando no Galiñeiro, isto non ocorrería. A política forestal ten que cambiar», remata el comunero.

Tags: 50 aniversario de La Voz de Vigo Vigo ciudad Incendios La Voz de Galicia Incendios en Galicia Cambio climático
Ver Comentarios