Un sueño cumplido

El pequeño Diogo, el niño que puso a Galicia a recoger tapones, consigue su prótesis