Caos, suciedad, humedad y setas en el archivo judicial de Santiago