Medio centenar de religiosos todavía viven en comunidad en Pontevedra

EMILIO MOLDES
Pontevedra / La Voz