Miguel nos tiene calados

Lo que antes se llamaba un temporal de toda la vida, ahora reconvertido en ciclogénesis explosiva de nombre Miguel, se dejó notar en la ciudad provocando un reguero de incidencias.


Pontevedra / La Voz
Comentarios