El patrimonio de la humanidad de Katmandú, destrozado