La fila de los derrotados

Las medidas de ajuste impuestas por la troika asfixian a Portugal. Las garantías exigidas por los acreedores disparan el paro, el déficit y la pobreza