Los directivos de Navantia se negaron a salir ante la indignación de los trabajadores

Nueve horas permanecieron encerrados en la factoría hasta que abandonaron las instalaciones escoltados por la polícía