El lujo es una rutina en el Salón Internacional del Automóvil de Ginebra

Muchos de los adinerados visitantes del salón suizo acuden a comprar carísimos coches con seis cifras en su precio y de paso darse algún capricho en forma de complemento o vehículo auxiliar para «adornar» su garaje. Ginebra es el salón de los excesos por excelencia, donde las rarezas imposibles se hacen rutinarias


Comentarios