Bautizo de mar de los niños de Chernóbil

La playa de Bastiagueiro, el escenario de un momento inolvidable


{ }