O Ézaro, a pleno rendimiento