Un simulacro con más de 90 operarios ocupó la playa de Barraña para hacer frente a un hipotético vertido de fuel

Gardacosta de Galicia coordinó el operativo con otros departamentos de la Administración gallega


RIBEIRA