0
0
0
0

Y de regalo... ¡otro temporal!

El mal tiempo marcó la estampa de la jornada de Reyes. No había niños ni juguetes en las calles. Poca gente y muchos paraguas, aunque siempre quedan valientes que le ven el lado bueno a estos desapacibles días.