Liñares defiende un «equilibrio» y una moratoria año a año

30/11/2016 05:00

Es «difícil e delicadísimo» para José Antonio Liñares pronunciarse taxativamente en relación a la moratoria hotelera y dice defender las dos posturas, la municipal y la de quienes se oponen a la medida. Como empresario, a Liñares le parece «unha barbaridade» limitar la iniciativa empresarial, pero como ciudadano es consciente de los problemas que puede acarrear «a turistificación» en ciudades turísticas.

 

Menciona el dato llamativo de que hace varias décadas la almendra (intramuros) de Santiago tenía 30.000 habitantes y hoy ronda los 5.000. Liñares piensa que la libertad «selvática» en casco histórico puede conducir a que se vaya la población, se pierdan locales con identidad propia y «matemos a galiña dos ovos de ouro». En ese sentido, aboga por un equilibrio: «A liberación absoluta levaríanos a un problema e a prohibición absoluta crearíanos outro». Liñares no impondría, en todo caso, el plazo de dos años aprobado e iría «ano a ano, porque as cousas poden cambiar moito». Apela a las opiniones de expertos y vecinos a la hora de determinar el futuro del sector.

Lo que sí teme Liñares es a, en base a datos estadísticos, la aplicación de modelos «utópicos e alonxados da realidade».

Votación
1 votos
Etiquetas
Comentarios