pub
LVDG_PUBLICIDAD_p01:megabanner
LVDG_PUBLICIDAD:12:edi.santiago
portada de La Voz de Galicia

Buscador de contenidos

Elige:

Entrevista | amelia arenas Especialista en educación artística y comisaria de exposiciones «Los museos deben dejar de hablar y escuchar más»

Asegura que no hay una aritmética justa, pero que un centro de arte contemporáneo esté vacío «es problemático»

Autor:
Concha Pino
Fecha de publicación:

La especialista en educación artística Amelia Arenas imparte en el CGAC el seminario Pensa no que ves , con sesiones diferenciadas para profesionales del arte y para profesores de educación primaria. El objetivo es reflexionar sobre la relación de los diferentes públicos con el arte contemporáneo. Amelia es argentina pero vive en Nueva York, donde fue la directora del servicio educativo del MOMA durante diez años y donde desarrolla su labor como comisaria independiente de exposiciones y asesora museística de diversas instituciones. Historiadora del arte y escritora, imparte conferencias, talleres y cursos universitarios por todo el mundo. Aplica sus teorías en su trabajo, y entre las exposiciones de las que fue comisaria en Japón destacó Is this Art? , con obras de todas las épocas que plantean esa duda al espectador.

-La relación con el arte contemporáneo parece reducida a ámbitos expertos. ¿La distancia con el gran público es real?

-Sí, y es endémica. No es un problema de Europa, ni de España o de Galicia. Con matices, pero es general. El arte de tradición de vanguardia exige y requiere del público una actitud crítica. Preguntarse ante una pieza de Duchamp «¿Esto es arte?», o decir ante un cuadro de Pollock «esto puede hacerlo mi hijo» es la reacción exigible, y esa reacción del público está aceptada.

-¿Dónde está el problema, de quién es la culpa?

-Creo que la culpa la tienen los museos más que nadie, pero no los profesionales que trabajan en ellos. El problema es que el museo no acoge esos interrogantes del público, en parte porque es una institución muy contradictoria y arrastra una tradición muy difícil de romper. Y lo que deberían ser son foros abiertos, de interacción, donde se deje de hablar y se empiece a escuchar y a entablar conversaciones. Todo lo negativo que ve el público en una obra de arte contemporánea no es más que una cara de la misma moneda.

-¿Por qué se sigue asociando el arte a ciertos cánones de belleza, a algo extraordinario?

-El arte del pasado está lleno de cosas grotescas, obscenas, difíciles, feas... Pero se olvida eso, se ha maquillado. Los mismos museos solo quieren hablar del claroscuro, de la técnica de Tiziano... A mi me ha llevado tiempo desaprender ese tipo de cosas. Creo que la nuestra es una industria que supuestamente sirve al público, pero que está sometida a los mínimos controles de calidad.

-¿Qué habría que hacer para cambiar la situación?

-Varias cosas. Y la primera de todas es experimentar, porque no se aprende con teorías, sino empíricamente, entrevistando al público, preguntándole ante una obra de arte, ofreciendo distintos tipos de charlas o simplemente observando a la gente y tomando buena nota. Habría que hacer muchas más cosas que programar visitas guiadas. El guía tendría que ser algo así como un moderador.

-¿Los comisarios, críticos y otros agentes no cumplen el papel de mediadores?

-El museo se ha convertido en una extensión de la Universidad, en tesis tridimensionales. Y los catálogos son objeto de estudio o souvenirs para mirar las imágenes. No estoy en contra de los catálogos, pero solo son un aspecto del arte, como la Historia del Arte. A mí me parece obsceno convertir la esencia del arte en estudio del arte.

-¿En todo caso, se percibe esa necesidad de experimentación y cambio para acercarse al arte?

-Sí, y hay experiencias exitosas como la del Museo Picasso de Málaga.

-¿Es injusto criticar la falta de público de los centros de arte contemporáneo?

-No, no es injusto, pero también es cierto que no hay una aritmética justa. He visto museos de todo tipo vacíos, algunos muy importantes de arte antiguo griego. Pero si es uno de arte contemporáneo y está vacío es más problemático, porque deberían esforzase en cultivar su relación con el público. Pero tampoco pueden contar su éxito por tener más público. Por eso digo que no hay una manera de medir que sea justa.

-¿Tendrían que aplicar sistemas de márketing?

-Solo la palabra da ganas de «vomitar» a la gente de los museos, aunque se tratara de una gran exposición. Es complejo, porque no hay una regla. Por eso insisto en la necesidad de experimentar, buscar modos de ver, interpretaciones distintas. Los museos han mandado el mensaje de que hay una sola manera de ver, que es la técnica e historiográfica, y no es así.

 

ENVIAR NOTICIA  

Entrevista | amelia arenas «Los museos deben dejar de hablar y escuchar más»

Asegura que no hay una aritmética justa, pero que un centro de arte contemporáneo esté vacío «es problemático»

* Campos obligatorios
Enviar a:
Tus datos:
 

ENVIAR NOTICIA  

Su envío se ha realizado correctamente

En breve los contactos recibirán en su correo electrónico un enlace a la noticia

Gracias por usar nuestros servicios

Cerrar

 

ENVIAR NOTICIA  

Se ha producido un error
No se ha podido realizar el envío

Revise sus datos y vuelva a intentarlo

Si se vuelve a producir un error, es posible que el servicio está momentáneamente no disponible. Inténtelo más tarde.

Disculpe las molestias. Gracias por usar nuestros servicios

Cerrar

LVDG_PUBLICIDAD_MIVA:
Amelia Arenas, durante una de las sesiones del curso que imparte en el CGAC «Pensa no que ves»
Autor de la imagen: | SANDRA ALONSO
Amelia Arenas, durante una de las sesiones del curso que imparte en el CGAC «Pensa no que ves»
Autor de la imagen: | SANDRA ALONSO
 
LVDG_PUBLICIDAD:robapaginas:edi.santiago
Cargando
Cargando
LVDG_PUBLICIDAD_EXTERNOS:08A
LVDG_PUBLICIDAD_EXTERNOS:08B
LVDG_PUBLICIDAD_EXTERNOS:08C
LVDG_PUBLICIDAD_EXTERNOS:08D
LVDG_PUBLICIDAD_EXTERNOS:08E
LVDG_PUBLICIDAD:10:edi.santiago
Confianza oline. Enlace a más información sobre el certificado © Copyright LA VOZ DE GALICIA S.A.
Polígono de Sabón, Arteixo, A CORUÑA (España)

R.M. de A Coruña: tomo 2438 del Archivo, Sección General, folio 114 vto., hoja C-2141. CIF: A-15000649.