Los robos en casas se disparan en la capital y se frenan en la provincia

Diariamente, se producen una veintena de hurtos en localidades pontevedresas

23/09/2016 05:00

Es uno de los delitos que más inseguridad genera entre la población. A fin de cuentas, los asaltos de viviendas, al margen del botín que los ladrones puedan obtener, provocan la sensación entre las víctimas de que se ha violado un espacio de su intimidad. Y no es para menos. Solo en el 2015, y en números absolutos, la provincia registró una media de cuatro desvalijamientos de domicilios diarios.

En este marco, los datos estadísticos facilitados por el Ministerio del Interior ponen de manifiesto que, mientras a nivel provincial se trata de una modalidad delictiva que, aparentemente, se ha estancado ?en el 2015 se contabilizaron un total de 1.583 asaltos, uno más que un año antes?, en la ciudad de Pontevedra se han disparado. De hecho, el pasado año se duplicaron los desvalijamientos, toda vez que se pasó de 101 denuncias a 203 en apenas doce meses.

La situación contrasta incluso con Vigo, donde se trata de un tipo de criminalidad que en el 2015 experimentó un descenso de un 22 %, pasándose de 499 robos en el 2014 a 388.

En el caso concreto de la capital, la tónica parece haberse revertido en los primeros compases del presente 2016. A falta de conocer los datos concretos del tercer trimestre ?donde se produjeron varios hechos delictivos, entre ellos el violento asalto a una vivienda de Lérez cuya inquilina, una pontevedresa de 87 años, falleció en el hospital?, Interior constató un descenso del 16,7 % de este ámbito delincuencial en los seis primeros meses del año. Mientras que, entre enero y junio del 2015, la Policía Nacional investigó 78 denuncias, en el mismo período de tiempo del 2016 fueron trece menos.

Pese a que estos datos pudieran considerarse como positivos, en el seno de los cuerpos policiales asumen que la sensación subjetiva que percibe la ciudadanía es que se trata de un delito en continuo crecimiento. «Es muy complicado, por no decir imposible, hacerle creer a quien ha sido víctima de un robo en su casa que Pontevedra es una localidad segura, que presenta índices de delincuencia muy por debajo de la media nacional y europea. No te creen», apuntó una de las fuentes consultadas al preguntarle por la denominada inseguridad subjetiva.

Añadió, en este sentido, que «tampoco ayuda el hecho de que se haya extendido la creencia de que los policías y guardia civiles detenemos a los ladrones, y los jueces los dejan en libertad. Todos estamos sometidos al llamado imperio de la ley y, en función de ella, actuamos».

Lo cierto es que uno de los aspectos que ha contribuido, en mayor o menor medida, a estereotipar la idea de que siempre son los mismos los que cometen robos en Pontevedra es el alto número de hurtos que se producen en la provincia. Así, solo el pasado año, Pontevedra registró 7.998 sustracciones. Si bien esta cifra supone un 7,3 % menos que lo que se contabilizó en el 2014, implica también que en el 2015 la Guardia Civil o la Policía Nacional tramitaron una veintena de denuncias diarias.

Votación
0 votos
Etiquetas