¿De qué talla son tus huevos?

PRUEBA A MIRAR... EN LA NEVERA La cosa no va tanto de tamaños, como de peso. La báscula marca la clasificación, que es como la de las camisetas. Aunque aquí a partir de 73 gramos, todo es extragrande, lo llamen como lo llamen.

.

08/04/2017 05:10 h

No nos vamos a andar con rodeos, en esto de los huevos el tamaño no lo es todo. Más que el volumen lo que importa es el peso. En función de lo que marque la báscula hay huevos de la S, M, L o XL, como si fueran camisetas. Lo normal es que el peso y el tamaño vayan unidos, pero puede darse el caso de que un huevo muy grande pesase poco, aunque no es nada habitual. Estas son las legales, las que se comercializan, las más comunes, aunque luego surjan variedades como Jumbo o XXL, que no dejan de ser un XL, porque todas las unidades que superen los 73 gramos se incluyen en esta categoría, ya pesen 80 o 100. Lo mismo ocurre por abajo, hasta 53 gramos se consideran S. Uno de 20 y otro de 50, son la misma talla. No hay un alimento especial para que salgan unos u otros, sino que a medida que va creciendo la gallina también lo hace el tamaño. Rara vez, pero pasa, las primeras puestas de la gallina son XL; esto es así porque todavía no tienen muy controlados los ciclos y salen con dos yemas, un motivo de peso para aumentar de talla rápidamente.

El sabor no varía con el tamaño, así que todo queda a expensas de la forma que prefieras. Si te gustan grandes o pequeños. Los que más se consumen son los M/L, una cosa media, pero también los hay «adictos» a los XL. «Porque son mucho más grandes y les rinden más», explica Cristina Guardiola, directora de la Unidad de Negocios de Huevos y Ovoproductos en Coren. Dice que donde mejor se ve la diferencia de tamaño es al freírlo, entre uno de tamaño M (53 gramos) y otro XL (73 gramos) hay veinte gramos de diferencia, así que algo se tienen que notar. Casi casi, es echar un par de huevos.

El extragrande vivió su época dorada hace algún tiempo, aunque en los últimos años los consumidores mirando el bolsillo se decantan por los medianos. «A día de hoy no se compra por el tamaño, se mira más el sistema de cría o por unidades de venta, si son envases de 6, de 12, de 20...». Incluso se vende un formato alternativo, un pack de seis, que es una mezcla de gramajes.

EL ENIGMA DEL CÓDIGO

El tema de los huevos da para mucho. No solo el tamaño. Seguro que alguna vez te has fijado en los números que traen impresos. Si crees que es una serie aleatoria, estás equivocado. La primera cifra es en la que más se fija la gente, ya que revela el sistema de cría: 0 es ecológico; 1-campero, 2-suelo y 3-jaula. A continuación, las letras ES indican que proceden de nuestro país, las siguientes dos cifras indican el código de la provincia, otras tres las del municipio donde se encuentra la explotación, y por último, los cinco números del final se refieren a la granja concreta. Aunque no es obligatorio, al final a veces puede aparecer una letra, A o B, que matiza de qué manada proceden los huevos, en caso de haber más de una. Porque esa es otra, el huevo viene de la gallina o la gallina del huevo. Este interrogante se queda en el aire.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios