Pon un farmacéutico en tu vida

NO LO DIGO YO... Lo dice un estudio de la Universidad de Tarazona (Zaragoza) según el cual el 90 % de los universitarios españoles elegirían como amigo a un estudiante de Farmacia. Pero ¿por qué?

.

No nos vamos a engañar, prácticos son un rato. Quién no ha recurrido a alguno para consultar algo que no ha quedado del todo claro después de la cita con el médico o incluso antes de haber visitado al doctor. Son una especie de ángel de la guarda, nos cuidan mejor que nadie, nunca mejor dicho. Por qué los queremos está bastante claro, pero por qué los universitarios los valoran tantísimo no tanto. Entramos en la Facultad de Santiago para salir de dudas. Se respira buen ambiente, esto es importante. Nos encontramos con una veterana, Cintia Meijide, de 5º curso. Desconozco si se ha leído el estudio, pero clava el por qué de la elección. «Tenemos un equilibrio, una parte responsable porque no nos cuesta estudiar, si hay que ponerse nos ponemos, o pegamos atracones, pero al mismo tiempo si hay una fiesta allá vamos». Sin ánimo de crear polémica, ella misma reconoce que los estudiantes de Farmacia no son como los de Medicina. «Son más aburridos, se agobian por obtener buenas notas, y aun así yo creo que estudiamos más que ellos. Y si nos queda una no pasa nada, hay julio». 

La batalla Farmacia-Medicina no es nueva. Otra futura farmacéutica, Irene López, de Pontevedra, recurre a esta dualidad a la primera de cambio. No pasamos tanto tiempo en la biblioteca, explica, mientras reconoce que los farmacéuticos saben de todo. De todo, de todo, no sé, pero sí manejan una información muy valiosa para el resto de estudiantes. «Si estoy tomando antibióticos, ¿puedo salir de fiesta y beber», es la pregunta más repetida cuando se acerca el fin de semana, explica Adrián Paz, de Ferrol. Con el fresquito de Santiago, normal que les pregunten qué deben tomarse para un resfriado y lo de si es cierto que pueden hacer drogas mejor no hablamos. Coinciden en que se adaptan fácilmente a cualquier situación y en que les gusta mucho lo que hacen. Y en un momento de subidón se arrancan con un «la Farmacia es la esencia de la vida». ¿Será para tanto? Según el estudio de la Universidad de Tarazona (Zaragoza) es la carrera mejor vista entre los estudiantes, no solo por sus salidas laborales, sino por el grado de habilidad social que se adquiere en ella. Y hablando de habilidades, ellos dicen que se les da muy bien salir de fiesta y estar al día siguiente sentados en clase. «Sí, a pesar de estar de fiesta, podemos recuperarnos y no faltar a clase al día siguiente, algo que sí pasa en otras carreras, igual porque son más vagos».  

Y ellos eso nooooo. Ellos se ven aplicados, implicados con el mundo, dispuestos a echar las horas que sean necesarias, e incluso graciosos. Dicen que una dosis de humor es necesaria en una carrera tan exigente. Porque Farmacia tiene telita, ehh, no se crean que es coser y cantar. «Después de Ingeniera Física o Matemáticas, yo creo que está Farmacia, es muy exigente, además de las horas que echamos en clase, tenemos prácticas y laboratorios, y después de todo eso, muchas noches tenemos que acudir a academias o clases de refuerzo», cuenta Cintia. 

Un amigo...

Los estudiantes de Farmacia sí pueden presumir de tener no uno, sino varios amigos farmacéuticos, por lo que si realizamos la encuesta entre ellos, la respuesta debería ser diferente. O no. Irene elegiría sin dudarlo a un colega de profesión como amigo, mientras que Cintia y Adrián se lanzarían a Humanidades a buscarlo. La primera lo haría en Derecho, le tienen pinta de responsables, y el segundo, en Políticas. Títulos, que por cierto, no aparecen en el podio de este estudio. El segundo puesto sería para los estudiantes de Turismo, y el tercero lo completaría los de Actividad Física y Deporte. Pues qué quieren que les digan, tampoco está mal alguien que te busque billetes de avión baratitos o te recomiende paraísos secretos, o ya puestos te dé las claves para estar en forma. De momento, parece que los farmacéuticos son las nuevas estrellas de la Universidad. Dejémosles brillar. 

Votación
21 votos