¡Solo escribes a mano la lista de la compra!

NO TODO ESTÁ ESCRITO Has avanzado pantallas perdiendo el hábito de escribir. Pero las letras esperan más de ti. Afila el lápiz, saca la pluma o el pincel. Bienvenido al Lettering Time. Just write it!

.

En este mano a mano con las tabletas ?y no las de chocolate? el lápiz y el Bic cristal se nos han ido de las manos. Palabra de experto. Según  el estudio Vuelve a escribir, realizado por IPSOS en colaboración con Samsung, hasta un 75 % de los españoles escriben a diario con teclado. Contando por los dedos: tres de cada cuatro nos hemos puesto, en casi todo, en manos de esas letras en serie que en sí mismas nada dicen de nuestra singularidad. Para lucirnos a pulso nos queda... ¡la lista de la compra! Hasta un 80 % la «redactan» a mano, según el citado informe. ¡Ojo al verbo!, que la compra más lista requiere su precisión. ¿Pero quién anota en buena letra, con sus caracteres cogiditos de la mano como en el cole, el calabacín o el brécol que acaba por llevarse a la boca?, ¡por no hablar de artículos vitales más fricativos que suenan peor!

Esos tres de cada cuatro que vivimos con los dedos en las teclas reconocemos, en cambio, que «lo escrito a mano emociona más» <3  Será que el hábito no hace al tecnópata, o que este, además de móvil de última generación, tiene su corazoncito de siempre... y tener quien nos escriba manuscrito cala el papel. ¿A mano y en pliego no es acaso más definitivo que en WhatsApp o Line? ;-)

CALIGRAFÍA VIAJERA

Pero la nostalgia tiene remedio. ¡Las letras no están perdidas en esta ciberlocura de mundo! Es posible la conciliación. Firmas como Three Feelings (http://threefeelings.com/), que ha nacido «de la unión de la creatividad y la funcionalidad, del teclado y del pincel, de la pantalla y el papel», lo demuestran. Su propuesta, un viaje de vuelta a la sensibilidad única de cada mano, a la huella personal que imprimen tus dedos a las letras. Ese viaje simbólico que amiga tiempos tiene verbo: crear. Usar la mano «no para escribir a boli, sino para crear algo distinto», dice Laura,  diseñadora gráfica y alma de Three Feelins. Esta iniciativa online tiene su directo: imparte talleres de caligrafía itinerante que han estado ya ?y completos-? en Madrid, Oviedo o A Coruña, donde se llevaron a cabo en MAOW Studio & Shop, que prevé repetir experiencia esta primavera. Los próximos, en Barcelona.

«Siempre me ha gustado escribir, y me di cuenta de que podía ser algo más que un hobby. Lo hecho a mano está hoy al orden del día ?dice Laura?. Los talleres de Three Feelings te ayudan a escribir mejor». ¿Quién se apunta? «Todo tipo de gente. Algunos, por hacer algo diferente y divertirse. Otros para preparar artículos personalizados para eventos, como invitaciones de boda». ¿Están dirigidos a un perfil particular? «A ti, que siempre has soñado con aprender caligrafía artística».

Una cosa es la caligrafía artística y otra el lettering; las letras que, en lugar de escribirse, se dibujan. Hay páginas y blogs (como http://ivancastrolettering.blogspot.com.es/)  que esclarecen diferencias entre estas artes emparentadas.

También desde la Web, Lettering Time anima a aprender caligrafía gótica a través de libros, vídeos y redes sociales. Un estilo con historia... ¡escrita! Como la buena escritura tiene su ritmo, las letras también se apuntan al rock. El diseñador, calígrafo y ?apasionado de la coctelería tropical? Iván Castro propone «hacer el logo de la banda que odias a pincelazo limpio». ¿Modus operandi? El brush lettering, a pincel. Por amor al arte.

¡Cuando te voy a escribir se emocionan los tinteros!, decía el poeta, ajeno a las radiaciones de un futuro veloz. Quién iba a imaginar que nos quedaríamos manos libres, casi sin pluma, que la estilográfica se vería inhibida en el lenguaje común por un relleno de edredón.

Pero las descargas de apps para hacernos con blocs digitales no eliminan el peso sentimental de cuadernos y gomas que borran de todo salvo los sueños. El deseo escribe siempre en presente.

Votación
0 votos