5.500 pacientes del área de Vigo ya consultan su historial por Internet

El acceso con clave permite ver desde todas las pruebas analíticas a placas

.

vigo / la voz 19/06/2017 13:19 h

El conocimiento y manejo de la propia salud a través de las nuevas tecnologías gana adeptos día a día en el área sanitaria de Vigo. Disponer por Internet del resultado de analíticas, placas o de cualquier otra prueba diagnóstica se impone, a juzgar por la aceptación del programa É- Saúde del Sergas. De los 25.000 gallegos registrados, el 22 % pertenece al área viguesa, o lo que es igual, 5.500.

«Es un proyecto financiado con fondos de innovación que se inició en Ferrol y desde el año pasado se está extendiendo a todas las ciudades. En el área de Vigo empezó en un par de centros de salud y desde diciembre se amplió al resto. Es de los sitios donde más aceptación está teniendo. También es donde más se utilizan las consultas telefónicas, han tenido muy buena aceptación», comenta Julio García Comesaña, director de procesos asistenciales en el EOXI.

El ahorro de tiempo y una información más directa y exhaustiva, que a veces los facultativos no aportan por exceso de trabajo, son las dos ventajas más alegadas por los usuarios.

El programa para acceder a la historia clínica electrónica estaba en marcha desde hace una década, aunque solo para profesionales: médicos, enfermeros y demás personal sanitario, tanto de atención primaria como de hospitales. El gran avance ha sido la ampliación a los pacientes, lo que les permite conocer de primera mano todos los informes validados sobre su estado de salud. Es más, ellos mismos pueden incorporar datos para los programas de teleseguimiento, como el nivel de glucosa, en el caso de los diabéticos, o el INR cuando se trata de los controles de Sintrom. «Los datos se encuentran en un sistema seguro, no en la nube, y los van a ver los profesionales, lo que les permite establecer sistemas de seguimiento. Además, el paciente puede tener toda la información validada desde cualquier sitio de Galicia», indica el profesional sanitario.

«Otra de las posibilidades que ofrece es su apertura a comunidades de pacientes, como por ejemplo a los padres de niños con leucemia linfocítica aguda, que tienen la oportunidad de compartir experiencias sobre cómo manejar la alimentación del paciente y de otro tipo», añade.

El acceso a É-Sáude se puede hacer desde cualquier dispositivo, tanto teléfono móvil, tableta u ordenador. Existen tres niveles de acceso diferentes. Uno más abierto, para el que basta con escribir en Google É-Saúde para visualizar contenidos como manuales de información general, de enfermedades y procesos.

Al nivel intermedio se puede acceder solo con un alias, sin necesidad de escribir los datos personales. Permite ver cierta información inteligente y al volver a entrar y consultar el mismo tema, recuerda los cambios que se han producido desde la vez anterior.

El tercer modo de acceso es el más seguro. Requiere la identificación del paciente con DNI y su clave para poder ver su historia clínica electrónica. «Puedes ver tus informes validados, imprimir, pasar a PDF, enviar por correo, interactuar...», apunta García Comesaña.

Para disponer del servicio basta con acudir a un centro de salud con el DNI y pedir ayuda en administración a alguna de las personas formadas para hacer este tipo de gestiones. Una vez cubierto y firmado un cuestionario, el usuario recibirá las claves que le permitirán entrar en sus datos personales de forma segura. «Se accede a la misma información que le entregan en el hospital en mano. Lo único que no tiene son los informes que no están cerrados, pero tampoco los tiene en papel. Por ejemplo, si hace un TAC y el radiólogo lo quiere consultar con otro colega, mientras no cierra el informe no es definitivo y no está accesible a nadie. Tampoco figuran los comentarios subjetivos que se puedan hacer, igual que no están en papel. Se ven todos los informes cerrados y validados. Todo lo que está en historia electrónica», insiste.

A diario acceden al programa 600 personas en Galicia. La semana pasada lo hicieron 6.473 y hay otras con picos de 7.000. «Es cierto que estamos en una fase de difusión, pero es muy útil, sobre todo en los más crónicos. Suponemos que lo utilizará mucha gente», concluye.

«Desde abril, los usuarios que no tienen habilidades pueden delegar en otra persona»

Para acceder a la historia clínica electrónica es preciso ser mayor de edad. El problema se planteaba, sobre todo, en personas mayores que no cuentan con habilidades suficientes para manejar las nuevas tecnologías. Este aspecto se solucionó recientemente.

«Pensando en usuarios que no pueden tener habilidades electrónicas o que por algún motivo no tienen acceso a ellas se creó la figura de la delegación o persona autorizada. En abril se habilitó un procedimiento y está funcionando a un ritmo nada despreciable; hay en torno a cien personas cada mes. Es muy útil en niños y mayores», informa Julio García Comesaña.

También permite el programa conocer el acceso a la hoja de medicación activa, que hasta ahora se entregaba en papel. «Hay pacientes que tienen fármacos inactivados temporalmente y esa hoja se puede consultar ahí, además de todas las citas que tenga pendientes. Es uno de los elementos importantes», dice.

Al margen del anterior, aunque se puede entrar desde É-Saúde, hay otro programa que recuerda la medicación que hay que tomar y cuándo, según indica el director.

Lo que aún no es posible vía electrónica es el cambio de médico. Para esto es necesario acudir a los centros de salud. «Está previsto que se lleguen a hacer tareas administrativas y no se descarta que una de ellas pueda ser esta», apunta.

Votación
4 votos
Comentarios