Imagen:

El ciclo de Berizzo toca a su fin

El Toto podría anunciar su adiós cuando cumplen tres años de su llegada a Vigo como entrenador en un trienio con tres semifinales, la vuelta a Europa y un fútbol de autor


Vigo

Ayer se cumplieron tres años del anuncio por parte del Celta del fichaje de Eduardo Berizzo como entrenador, una efeméride que coincide en el tiempo con la que puede ser su despedida. Porque el preparador que ha llevado al conjunto vigués a un ciclo triunfal, con tres semifinales (dos de Copa del Rey y una de Europa League), con el regreso al torneo continental tras una década de ausencia y construyendo un equipo de autor que no ha pasado desapercibido para nadie, podría anunciar en su comparecencia de esta mañana que su ciclo triunfal en Vigo ha tocado a su fin. Las negociaciones para su renovación sufrieron un duro revés en la jornada de ayer tanto en el aspecto económico como por el proyecto deportivo del futuro. De confirmarse, el Celta tendría que activar un plan B cuyos primeros nombres que han trascendido son Mauricio Pellegrino y Juan Carlos Unzué. Incluso en el día de ayer se vinculó a Frank Rijkaard con el equipo vigués.

Según informó la Cadena Ser en la noche de ayer, las negociaciones para su renovación quedaron rotas y hoy mismo anunciará el técnico que no continuará en Vigo, como era su deseo. El motivo, las diferencias económicas y de proyecto de cara al futuro. La noticia de última hora chocó con el desarrollo de la jornada. Porque el viernes fue un día de silencio absoluto y de noticias contradictorias. El único que se atrevió a hablar en la jornada de ayer del asunto fue Iago Aspas. La referencia del Celta aboga por la continuidad del argentino, pero no se atrevió a apuntar en que sentido irían las negociaciones que estaban en marcha. «Esto es como una relación, un día parece que sí, otro día parece que no. Yo quiero que siga», comentó antes de resumir su hoja de servicios: «La plantilla quiere que se quede el míster, ya se ha visto en los logros de los últimos años y esperemos que lleguen a un acuerdo con el club para que esté los máximos años posible».

Todo indica que el deseo de la plantilla y del celtismo, que incendió las redes nada más conocer la noticia, no podrá cumplirse. Tan solo perdurará en Vigo su legado, si finalmente se confirma su marcha fue un trienio mágico, con un solo lunar, las diez jornadas que estuvo sin ganar en la campaña 14/15 que pudieron costarle el cargo. De hecho, nadie olvidará al Toto saliendo a defender su puesto de trabajo tras una entrada de Planas en el partido con el Córdoba en Balaídos. Pero incluso en esa temporada complicada, el equipo acabó con 51 puntos en la octava posición y mejorando la campaña de Luis Enrique, su predecesor.

El segundo año fue un reguero de buenas noticias. El equipo comenzó como una moto, se mantuvo casi siempre en posiciones de torneo continental y por encima volvió a una semifinal de Copa del Rey en donde el Sevilla le cortó las alas. En Liga, los 60 puntos y el sexto puesto fueron la confirmación de la mejor temporada celeste en mucho tiempo.

Y en su tercer curso, que mañana expira ante la Real Sociedad, el equipo pagó un peaje en Liga que le relega a una posición lejana a la nobleza, pero a cambio disparó la ilusión del celtismo con dos semifinales. En las dos se quedó a las puertas del gran día: el Alavés ganó en el último suspiro y en Old Trafford faltó el acierto de Beauvue o Guidetti en la última jugada para culminar la gesta de la remontada.

En todo momento con unas señas de identidad marcadas, sin temer a ningún rival por grande que fuera su nombre y siendo siempre protagonista. Un equipo de autor que no dejado a nadie indiferente. A unos por su fútbol combinativo y de ataque y a otros por unas marcas individuales cada vez menos en desuso.

«Mi aspiración era conseguir que los aficionados se sintieran orgullosos de su equipo y creo que lo hemos conseguido», comentó Berizzo la semana pasada a modo de resumen de una trayectoria. Un análisis que a la vista de los acontecimientos suena a punto y final. Porque Berizzo dio muestras en infinidad de ocasiones de querer quedarse pero desde el club todas las respuestas resultaron de lo más tibias.

Mientras tanto, en el Sevilla, que parece su punto de destino, Jorge Sampaoli ya no esconde que se marcha a la selección argentina e incluso habló de Berizzo en clave de sustitución: «Lo conozco, tengo un gran respeto con él, lo enfrenté en Chile, tiene tres años con el Celta a gran nivel, pero la verdad es que no soy quien para decir quién es el ideal para el Sevilla». Hoy puede ser un día de despedidas.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdegalicia.es Port 80
Etiquetas
Vigo ciudad Eduardo Berizzo Celta Copa del Rey Sevilla FC Liga Europa Iago Aspas Córdoba CF Luis Enrique Claudio Beauvue Real Sociedad UEFA John Guidetti Estadio de Balaídos Chile Argentina
Comentarios