Sanidad y usuarios del Puerto auditarán la aduana para detectar por qué se atasca

El objetivo es acabar con los retrasos que están provocando el continuo desvío de mercancía a Portugal


vigo / la voz

Dos meses. Es el plazo que se ha fijado el Ministerio de Sanidad para detectar por qué se atasca el Puesto de Inspección Fronteriza (PIF) del Puerto de Vigo y, sobre todo, porque mercancías que en Guixar se retienen, en otras terminales pasan sin dificultad. El problema no es nuevo. Años llevan los usuarios reclamando una solución que agilice los trámites. Al final va a llegar después de que a muchos de ellos se les empezara a agotar la paciencia y decidieran desviar mercancía a otras terminales, especialmente a la portuguesa de Leixões.

El presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique López Veiga, considera que la opinión de los usuarios «es muy importante», por lo que ha defendido -y así será- que participen en la elaboración de un protocolo de control documental, en el que se establecerán las directrices que regirán el proceso de control documental sanitario en la importación de alimentos. Este será la base de referencia tanto para los operadores como para los inspectores. Así se facilitará y homogeneizará la aplicación de la normativa europea en todos los PIF nacionales.

López Veiga se manifestaba ayer «satisfecho» al término de la reunión en la que participaron todas las partes implicadas. «Lo más importante del protocolo es que es abierto. Va a regular la actuación de los inspectores y va a servir para que los usuarios sepan cómo actuar, de forma que va a disminuir o erradicar posibles arbitrariedades e indefiniciones».

Entre los acuerdos alcanzandos ayer figuran también la realización de una auditoría externa para monitorizar los tiempos de tramitación de los expedientes de control sanitario. Así, durante dos meses, se realizará un seguimiento de 800 expedientes en el PIF vigués. También se ha establecido un programa de reuniones de coordinación del servicio de inspección de Sanidad Exterior en la aduana.

Finalmente, ha decidido incluirse al PIF de Vigo en la auditoría que va a realizar a España la Comisión Europea en junio.

Los procedimientos de inspección sanitaria están regulados a nivel comunitario, por lo que los requisitos son iguales para todos los Estados miembros. Por eso, los usuarios de la terminal de Guixar no entienden que lo que vale en Oporto no valga en Vigo.

China ha sido el último país en vetar las descargas de pesca congelada en Guixar después de que el pasado mes de febrero fuera bloqueada en la aduana una veintena de contenedores procedentes del país cargados de pota. Las importaciones de congelado de China representan unas 33.000 toneladas anuales.

En cuanto al efecto negativo relacionado con los operadores locales, solo en la última campaña de Navidad decidieron desviar a Oporto cerca de 60.000 toneladas.

Votación
2 votos
Comentarios