China huye del puerto de Vigo

Los exportadores del país imponen las descargas en Portugal por el celo de la aduana


vigo / la voz

El presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo, Enrique López Veiga, evitó ayer cualquier paño caliente a la hora de poner sobre la mesa los datos de tráfico de marzo: «Ha sido un mes francamente malo, un mes para olvidar». Y no ocultó tampoco su preocupación por el hecho de que este tipo de cuestas abajo no se frenan de un día para otro. «Nos va a costar convencer a los operadores de que somos un puerto fiable». Dos son las cuestiones que, a su juicio, están propiciando unos números tan malos. Por una parte, «el simple anuncio» de una huelga en la estiba que, al final, no se ha producido y, por otra, el «exceso de celo» de los funcionarios del Puesto de Inspección Fronterizo (PIF), que están provocando importantes desvíos de mercancía. Los últimos en huir, afirmó, han sido los chinos.

 

¿Por qué las importaciones chinas han bajado en el primer trimestre un 27,49 %?

Porque la pesca congelada, fundamentalmente cefalópodos, es uno de los productos más representativos de sus descargas en Vigo, y el pasado mes de febrero una veintena de contenedores procedentes de China fueron bloqueados en la aduana de Guixar argumentando un problema documental. Fue el detonante para que, según reconoció ayer López Veiga, los exportadores del país asiático no quieran saber nada del puerto de Vigo y hayan impuesto que la mercancía que entraba por Guixar se lleve ahora a Oporto.

 

¿Por qué el PIF vigués pone trabas a mercancía que en Portugal entra sin problema?

La única explicación que encuentran los usuarios es un «exceso de celo» que llega a retrasar varios días el despacho de contenedores con el perjuicio económico que eso implica para las empresas. Estas sostienen que son las primeras en entender que ante el mínimo indicio de un posible problema higiénico-sanitario con cualquier carga no solo se paralice, sino que se destruya, pero recuerdan que no es el caso. Denuncian que lo que aquí ha llegado a ponerse en cuestión es el color de la tinta con la que se escriben los documentos de expedición.

 

¿Vigo está condenado a seguir perdiendo tráficos?

No necesariamente. López Veiga confirmó ayer que el Puerto está trabajando en un protocolo con el Ministerio de Sanidad, «que espero que vea la luz en los próximos días». Los usuarios llevan años reclamando una aduana más ágil. Hasta ahora la respuesta siempre había sido que en el PIF intervienen varios ministerios y que el acuerdo no es fácil. Dar con la solución es uno de los deberes que se fijó López Veiga desde su llegada al cargo hace poco más de un año. Dice ser consciente de que la industria de transformación requiere mucha agilidad en el aprovisionamiento. «Tenemos que eliminar incertidumbres y convencer a la gente de que somos un puerto fiable, aunque nos va a costar como ya nos pasó con la fruta de Sudáfrica», dice.

 

Al impacto negativo del PIF se ha unido el de la estiba. ¿Qué consecuencias está teniendo este?

Aunque de momento el conflicto de la estiba se ha quedado en mera amenaza, ya que el paro no se ha hecho efectivo, el solo anuncio de que las mercancías podrían quedarse atrapadas durante horas o incluso días han llevado a algunas navieras a cancelar escalas. Es el caso de la alemana Hapag-Lloyd, que desde mayo del pasado año venía realizando una ruta semanal con Montreal y ha suspendido las últimas ocho. La media estimada de movimientos en cada víaje es de 150 toneladas, lo que implica la pérdida de unas 1.200. «Quiero pensar que regresarán, pero no mientras dure la incertidumbre», lamenta López Veiga, que dice que el efecto Maersk también se nota . Representa un impacto negativo del 5 %.

 

¿Hay algún tráfico que no se haya resentido?

La automoción, conservas y pesca fresca. Son algunos de los que han crecido y que han permitido amortiguar el descalabro que, en conjunto, se ha situado en un 14 % en negativo.

López Veiga plantea promocionar la ciudad con el Concello para atraer más escalas de cruceros

El tráfico de cruceros no alcanza los niveles que, a juicio del presidente de la Autoridad Portuaria, Enrique López Veiga, debe tener Vigo. «Todo lo que baje de 80 escalas es una mala cifra», suele repetir. Y este año, si no se produce alguna imprevista, se quedará en 74. Por eso, cree que se impone relanzar el comité puerto-ciudad para, a base de realizar un trabajo de promoción conjunto no solo con el Concello, sino también con la Diputación y con la Xunta de Galicia, cambiar la tendencia. Esta situación, aseguró, no puede considerarse fruto de una única causa, «es más bien el resultado de un conjunto de factores».

Aprovechó la reunión que el consejo de administración de la entidad celebró ayer para poner la propuesta sobre la mesa. Explicó a los consejeros, entre ellos Abel Caballero, que las perspectivas para el 2018 no son buenas. «De momento tenemos confirmadas 45 escalas», dijo. Añadió que no es menos cierto que el año pasado por esta misma fecha tenían poco más de una veintena y al final hay programadas 74 visitas, pero considera que eso no supone ninguna tranquilidad. «Las perspectivas no son buenas y se impone cambiarlas en positivo. La conclusión es que tenemos que intensificar la acción comercial», dijo.

Con ese fin anunció su intención de visitar «todas las empresas de cruceros hasta el verano». Pero también dijo que sería bueno presentarse en las navieras con un proyecto atractivo. Se impone, pues la coordinación para promocionar la ciudad. La coordinación tiene que hacerse extensiva en la atención al pasajero. Navieras y cruceristas tienen que saber que Vigo, además de tener un puerto seguro «tiene un clima envidiable, unas playas formidables, una naturaleza digna de contemplar...».

Abogó por trabajar en la preparación de paquetes turísticos basados en opciones todavía no muy explotadas como las que tienen que ver con la propia ría, la enología, la ruta de las camelias o la de los pazos, entre otras.

El Concello ya ha dicho que sí a la propuesta de López Veiga, que «la cooperación con el Puerto es total», por lo que la idea es ponerse manos a la obra cuanto antes. Prueba de que hacer piña es urgente es que A Coruña. Tradicionalmente con un número de escalas de cruceros menor que Vigo, «nos pasará este año», dijo.

La reunión del consejo coincidió con la presencia por primera vez en la estación marítima del Preziosa. Perteneciente a la naviera MSC, viajaban a bordo más de 3.300 pasajeros de hasta 36 nacionalidades, en su mayoría brasileños. Procedente de Lisboa en ruta hacia Southampton el buque ofrece servicios exclusivos para clientes que quieran sentirse como en un yate de lujo, incluido el servicio de mayordomo las 24 horas del día.

Votación
1 votos
Etiquetas
Vigo ciudad Enrique César López Veiga Puerto de Vigo Tráfico China Portugal Huelga Ministerio de Sanidad Oporto Xunta de Galicia Abel Caballero África Sudáfrica
Comentarios