La humanización del último tramo de Rosalía acaba con los árboles

Las obras del tramo desde Canceleiro contemplan la sustitución de todos ejemplares, no su trasplante


vigo /la voz

En febrero del 2015, la humanización de la calle Rosalía de Castro, en el tramo que va desde la calle República Argentina hasta Canceleiro, se llevó por delante los árboles que ya tenía, tanto en los laterales como en el jardín central. Quedaba un trozo por reformar ?de Canceleiro a Serafín Avendaño? y la semana pasada dieron comienzo las obras. Los operarios iniciaron los trabajos en la acera de los pares, donde se encuentra la parroquia del Sagrado Corazón y el supermercado Gadis.

Justo delante del mismo, la grúa procedía el viernes a arrancarlos sin contemplaciones. En palabras de un trabajador en plena faena: «Es lo que está planificado. Los sustituiremos por otros», explicaba.

Lo curioso del caso es que ya es la segunda vez. En el 2008, con las obras de construcción del párking, el Concello ya hizo desaparecer un notable número de ejemplares. Los árboles que quedaban ahora no tuvieron tiempo a crecer más. El contrato firmado por el Concello de Vigo con la empresa Civis Global, que asciende a 700.000 euros, especifica que durante las obras y antes de la entrada de cualquier maquinaria debe resguardarse el arbolado con un cercado de protección de material resistente, pero en otro apartado, donde se precisan las condiciones para el trasplante del arbolado existente, se argumenta que «dado que el trasplante es una operación difícil y costosa, solamente debiera intentarse con los vegetales que por su tamaño o desarrollo, posean un valor especial y reúnan las condiciones de vigor que hagan presumir un buen éxito». Los técnicos consideraron que los árboles no merecían la pena y procedieron al plan B, el del epígrafe denominado: Arranque. En este se indica que para los de hoja caduca y arraigo fácil, se ‘corta’ la tierra con una pala alrededor del tronco. Para el resto: pala, excavadora y grúa elevadora con soporte. Así fue como se eliminaron. Solo quedará el que pintó el artista Ignacio Pérez-Jofre en un muro al lado del colegio Niñop Jesús de Praga. Y ya estaban sentenciados previamente porque el proyecto de humanización contempla la sustitución de todos los árboles por los de otras especies. El documento público así lo refleja: «Reemprazaránse tódalas árbores do ámbito por outras da especie Camellia sasanqua para a rúa Rosalía de Castro e Ligustrum lucidum Excelsum Superbum na rúa Serafín Avendaño», es decir, camelios y aligustres.

Una fuente en la glorieta

Por otra parte, el plan incluye la colocación de otros elementos ornamentales no vegetales. por ejemplo, una fuente en el interior de la nueva glorieta del cruce entre Rosalía y Avendaño, que se realizará in situ en hormigón armado forrado en acero inoxidable. En su interior se colocará un elemento escultórico. Inicialmente está prevista la instalación de una figura compuesta por tres anillos entrelazados, pero según se indica, el tema es libre y se deja a elección de la dirección de obra cualquier modificación. En principio la idea es que los anillos lleven grabado un lema ligado a al figura de Rosalía y sugieren, como ejemplo: «Abre esa ventana, que quiero ver el mar», que según las crónicas, es lo que dijo la ilustre escritora a su hija Alexandra antes de su último suspiro.

La humanización, con la que el Concello construirá nuevas aceras y renovará canalizaciones subterráneas, dejará en el vial parterres alrededor de la glorieta y bancos corridos además de otros curvos en granito y madera. La política de reforma de calles ha eliminado centenares de árboles en toda la ciudad, desde Martínez Garrido a Aragón, Brasil, México, Urzaiz o Castelao.

Votación
2 votos
Etiquetas
Vigo ciudad Gadis Argentina México
Comentarios