Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Hacienda suspende un concurso del Concello que incluye un sueldo de 97.000 euros

El recurso de un aspirante al servicio de alumbrado público y túneles frena el proceso

vigo / la voz, 18 de enero de 2016. Actualizado a las 07:33 h. 8

0
0
0
0

El concurso público puesto en marcha por el Concello de Vigo para contratar el mantenimiento del alumbrado público de la ciudad, de túneles, pasos inferiores, galerías de servicios, fuentes e instalaciones de energías renovables por 10,6 millones de euros ha sido suspendido por el Tribunal Administrativo Central. Un recurso especial de uno de los aspirantes a lograr dicho servicio ha llevado al órgano dependiente del Ministerio de Hacienda a paralizar el concurso que lleva aparejada la subrogación del personal de las dos concesionarias que prestan actualmente dichos trabajos y en el que se incluye el puesto de un encargado con un coste laboral de 97.702,48 euros, mientras que el alcalde de Vigo gana 72.557 euros, con trienios como catedrático de la Universidad incluidos.

Apunto de arrancar

El Tribunal Administrativo Central suspende el concurso, que el pasado viernes estaba previsto entrase en fase de calificación de la documentación de las empresas aspirantes y la apertura de sus propuestas técnicas, advirtiendo que se mantendrá paralizado hasta que se resuelva el recurso especial planteado por la empresa Sielvigo S.L. contra los pliegos de condiciones elaborados por el Concello. Los costes laborales del personal que deberá asumir la empresa ganadora del concurso motivan el recurso que ha paralizado el proceso. Las 43 personas que trabajan en los servicios que se pretenden refundir ahora deberán ser integradas en la plantilla de la nueva concesionaria, incluido el puesto de encargado, que es el que figura con un coste empresa cercano a los cien mil euros al año, nivel inusual en los servicios que contrata el Concello y superior incluso al de los presidentes del Gobierno o la Xunta.

Perteneciente a la empresa Imesapi, actual contrata del mantenimiento del alumbrado público, el encargado es uno de los cinco empleados con contrato indefinido de los 35 trabajadores del servicio. Otros dos fijos superan los 50.000 euros anuales y dos más los 40.000.

Posible perjuicio

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales considera en su fallo que de continuar adelante el concurso podría generar perjuicios «de difícil imposible o reparación», por lo que opta por la suspensión provisional de todo el proceso hasta que se sustancie la queja presentada por la empresa Sielvigo.

El pasado 18 de diciembre la junta de gobierno local contestó a una larga lista de dudas presentadas por la empresa recurrente, y en menor medida por otras firmas aspirantes al concurso. Las planteadas sobre los pliegos que rigen el proceso por parte de la empresa que recurrió se centran en tratar de saber si tendría que asumir el personal actual que presta dichos servicios. La respuesta del gobierno municipal es que esa subrogación se produce bien por imperativo legal o bien por definirlo así el convenio colectivo aplicable a los trabajadores del servicio, recalcando que nada tiene que ver con el Concello vigués dicha cuestión.

Tras darse a conocer el sueldo del encargado de la contrata que deberá asumir la futura concesionaria, el alcalde de Vigo se desmarcó de la política de remuneraciones de las concesionarias municipales, aunque desde el equipo de Abel Caballero sí se indicó que «el gobierno vigués exige a sus concesionarias que respeten los convenios y los puestos de trabajo».

El PP advirtió en cambio que la cantidad apuntada no la percibe ningún cargo municipal, por lo que consideró peligroso que se otorguen en sus concesionarias.

Publicidad

Comentarios 0