Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
0
0
0
0
Publicidad

Vigo registra 181 litros por metro en este 2016 y las temperaturas más altas de un enero desde 1957

Las inundaciones se repiten por los concellos del área y por los puntos habituales de la ciudad

J. Fuentes 08 de enero de 2016. Actualizado a las 18:54 h. 5

0
0
0
0

El temporal ha dejado un reguero de inundaciones por el área de Vigo. A primera hora de la tarde los efectivos estaban en alerta por la coincidencia de la pleamar con el temporal. Sin embargo, desde Aemet han rebajado la alerta por la situación meteorológica para las Rías Baixas y la provincia ya no se encuentra en alerta. 

En Vigo se han producido inundaciones en algunos puntos como Balaídos o la zona de Arenal. El portavoz de la AEMET Alejandro Roa ha explicado a Europa Press que en la primera semana del 2016 se recogieron más lluvias que en todo el mes de diciembre. En concreto, en Vigo se han acumulado 181 litros por metro cuadrado; el registro más alto de los ofrecidos, por encima de los 116 de Santiago de Compostela, los 75 de Puerto de Navacerrada o los 74 de Ourense.

Igualmente, ha confirmado que las mínimas han sido entre 4 y 10 grados por encima de lo normal. Las mínimas más altas, con anomalías de 7 a 10 grados centígrados se registraron en las dos mesetas, Extremadura, Galicia, Aragón y en la provincia de Valencia.

De hecho, ha explicado que este jueves se han producido récords de temperaturas en Vigo, que tuvo una mínima de 13,8 grados centígrados, que es la más alta para un mes de enero desde que en 1957 empezó a haber datos en ese observatorio y la anterior efeméride de mínima alta en enero era 13,6 grados centígrados.

Incidentes en Vigo

Durante la madrugada y primeras horas de la mañana, bomberos y agentes locales de Vigo realizaron 63 salidas poe emergencias generadas por laa fuertes lluvias. En su mayor parte, 24 ocasiones, tuvieron que retirar tapas de alcantarillas que habían saltado.El alcalde informó que se habían producido «inundaciones muy menores en algunas viviendas y en viales» en zonas próximas al Lagares, pero que en general «la ciudad ha aguantado bastante bien».También se ha reabierto el túnel de Fomento que conecta Isaac Peral con la AP-9 que resulto anegado.

En varios puntos como Martínez Garrido, Jacinto Benavente, Pizarro con Vázquez Varela o Martínez Garrido con Ceboleira varios vehículos fueron dañados por las inundaciones. La mayoría de incidentes se concentraron entre las 7.30 y las 8.57 horas. En Sampaio de Navia, junto a las obras de la depuradora, un autobús quedó atascado por el agua a las 9.26 aunque finalmente pudo salir marcha atrás. Debido a las lluvias tuvieron que cortarse sobre las 8.00 las calles Cañiza, Julián Estévez, Olímpicos, Ramón Nieto a la altura de la antigua empresa Álvarez, polígono de Miraflores y en las confluencias de las calles Areal con Isaac Pereal, así como el túnel de Fomento que sale de la AP-9. A las 9.45 se reabrieron todas las calles menos Cañiza y Olímpicos y a las 13.00 solo quedaba cortada Olímpicos.

Las previsiones apuntan a que las lluvias continuarán a lo largo del fin de semana con la misma intensidad que hoy, por encima de los 40 litros por metro. La coincidencia con la pleamar de las 15.00 horas ha hecho saltar las alertas en muchos puntos, ya que podrían registrarse más inundaciones. 

Inundaciones en las comarcas

Hasta ahora los concellos más afectados por las lluvias han sido los de Gondomar, Ponteareas y Oia. En el primero de los casos el desbordamiento del río Miñor ha provocado que muchos de los establecimientos del centro se inundaran. El alcalde, Francisco Ferreira, confirmó esta mañana que el agua llegaba en algunos casos hasta el medio metro de altura en el interior de los negocios. La situación también afectó a la plaza de abastos municipal, que tuvo que suspender su actividad. Además, se ha tenido que cortar la carretera que une Donas y Mañufe, ya que se encuentra totalmente anegada. Una brigada provincial tuvo que acudir ante el hundimiento de la carretera entre Gondomar y Morgadanes, donde se hizo un trabajo provisional de tapado y señalización. 

En Oia el principal problema se registró en la carretera que une Baiona con A Guarda y que se tuvo que cortar durante una hora por la caída de piedras por el desbordamiento del río seco. La alcaldes Cristina Correa estuvo en la zona supervisando el trabajo de la maquinaria para retirar los escombros, tras lo cual pudo reabrise al tráfico.

En Ponteareas el desbordamiento del Tea volvió a afectar a las viviendas de los aledaños y en algunos casos las familias tuvieron que pasar la noche fuera de sus propiedades. Las brigadas provinciales recibieron también la alerta por unos hierros de una carpa en el medio de la carretera Areas-Alxán-Cabreira, que tuvieron que retirar durante hora y media. No fue el único vial afectado, a las 10.30 el 112 advirtió de un desprendimiento de tierra que cortaba la carretera de subida al núcelo de Couso, en la vía que une la zona con Confurco. Con pocos minutos de diferencia también recibieron alertas de bolsas de agua en la carretera provincial entre Ponteareas y As Neves, en el punto kilómetro 9,5, así como a su paso por Salvaterra, en una zona de curva en Meder, lo que hacía muy peligroso el tránsito de vehículos. 

En Mondariz tres casas han quedado incomunicadas por el temporal tras desbordarse el río Tea. Las vivienas están ubicadas en la parroquia de O Ceo. Efectivos de emergencias y Guardia Civil trabajan en la zona para ayudar a la gente y trasladar los vehículos de los garajes. Ademas, según informaron desde la Diputacion, las brigadas provinciales tuvieron que acudir a primera hora al puente EP-4301 entre Riofrío-Borbén, a la altura de la farmacia, ya que el agua del río pasaba por encima de la construcción. Los operarios señalizaron el corte de la vía sobre las 11.00 para que los vehículos y viandantes evitaran el riesgo de acercare a la zona. 

En Nigrán una brigada provincial tuvo que acudir a la EP-2102 que va a Vincios ya que el viento tiró un carballo de grandes dimensiones y dejó el vial cortado al tráfico. 

Las brigadas provinciales de la Diputación también actuaron en una vivienda inundada en Pazos de Borbén, acumulaciones de agua y barro en la EP-5005 entre A Cañiza-Pousa, un muro caído en Oia y la entrada de agua en un garaje en Moaña. En este concello también fue necesario actuar en la caída de un árbol en Ponte da Fraga, entre Meira y Fraga. El trabajo requirió de casi tres horas de actividad para retirar toda la madera, que impedía el tránsito. 

Publicidad

Comentarios 14