Si vas a Madrid y me llevas una bicicleta, ¿cuánto me cobras?

Tres vigueses crean Toma&go, una empresa de envíos y viajes compartidos

.

Vigo 01/03/2015 16:59 h

Desde hace poco más de un mes, a empresas como BlaBlaCar les ha salido competencia en Vigo. La abogada Marta Salinas, junto a su hermano Antonio, ingeniero industrial, y el ingeniero informático Fabio Souto, han puesto en marcha Toma&Go (tomandgo.com) una nueva empresa de envíos colaborativos que tiene como novedad respecto a otras ya existentes que además de servir para que la gente pueda compartir coche para viajar, también funciona como servicio de mensajería. «De hecho el tema logístico es nuestro fuerte, no lo de compartir coche, lo que pasa que una vez que creamos la web también incluimos ese servicio», explica Marta, que ilustra perfectamente la idea con un ejemplo: «Se fundamenta en una idea muy sencilla. Imagina que tienes que viajar a Madrid y tienes hueco en el coche o en el maletero. Te registras en nuestra web, marcas las casillas de las categorías que hay por tamaños, ya que tú puedes decirte a llevar desde unas llaves a una bicicleta o una mascota. O ofreces compartir el trayecto con otras personas, o traer a Vigo algo de una tienda de Madrid que otro usuario pide».

Ahorro

Marta y Antonio comenzaron a trabajar el proyecto este verano, que surgió después de que él residiese durante un tiempo en Luxemburgo y se plantease una forma útil de aprovechar los traslados. Y después se sumó Fabio para dar forma a su desarrollo en Internet. Todo se hace a través de la web y el buen uso del mecanismo pensado para ahorrar costes, no para ganar dinero, se basa en la confianza, ya que no deja de ser un servicio entre particulares en el que la empresa es una mera intermediaria. A pesar de la fama de desconfiados de los gallegos, los emprendedores no se dejan llevar por los tópicos. «Solo hace falta que la gente se acostumbre. El autoestop ha existido siempre y somos muchos los que hemos dicho que nunca subiríamos a un desconocido a nuestro coche. Ahora miles de personas lo hacen con servicios de este tipo y no da problemas. Por si a alguien se le ocurre utilizar esta vía para envíos peligrosos (droga, armas, etcétera), en la web de Toma&Go han puesto a disposición del cliente un modelo de contrato para que quede registrado con DNI quién contrata un envío. «El coste ya es cosa de cada uno. La negociación es libre y el precio lo estipulan las dos partes. Es un acuerdo entre particulares», subraya.

Por ahora, la empresa viguesa no cobra nada por ejercer de intermediaria, aunque si la cosa va viento en popa se plantean varias fórmulas, que puede ser cobrar un porcentaje por cada operación. Otra fuente de ingresos podría ser incluir publicidad o añadir establecimientos colaboradores para recibir un envío. Por ejemplo, locales adscritos o puntos amigos para no tener que estar pendiente de la llegada de un paquete a casa.

Mejoras

«Hay un montón de mejoras pendientes que iremos desarrollando, por ejemplo, poder añadir categorías como viajes de ida y vuelta o viajes periódicos. Lo que sí vamos a incluir ya son unos baremos, unas tablas de referencia, porque hay gente que no sabe cuanto cobrar. De todas formas, esto va de reducir costes, no de conseguir beneficios», insiste la abogada, que tiene todas sus esperanzas puestas en un servicio que tras casi dos meses en marcha, empieza a ser conocido. «A la gente le empieza a sonar y eso es importante. En Twitter nos han agregado como miembros de consumo colaborativo y todo suma», comenta.

Si todo va como esperan, y aunque la web dispone de versión para móviles, para agilizar el proceso también harán una aplicación para teléfonos inteligentes.

Votación
0 votos