Froxán, la capital de la castaña bien pisada

Las castañas se meten en un saco que hay que golpear entre dos personas contra alguno sólido

.

08/12/2014 08:58 h

1A la castaña primero hay que sacarle la humedad exponiéndola al calor del fuego lento del sequeiro aproximadamente tres semanas. Cuando llega el día de comerlas, se mete un buen puñado de ellas en un saco que hay que golpear entre dos personas encima contra alguna estructura sólida hasta que la fruta se va quedando sin cáscara. Es el pisado. Para dejar las castañas listas para comer todavía hay que utilizar el bandoxo para separar la parte comestible de su cobertura exterior. Así se hacía antes desde siempre y en todas las aldeas. Y así se continúa haciendo en unos pocos lugares. Como en Froxán, la aldea del municipio de Folgoso do Courel que ha hecho de este tradicional trabajo doméstico un espectáculo que cada año atrae a cientos de personas. La Festa da Pisa da Castaña de Froxán cumplió ayer dieciséis años con una salud excelente. Como viene siendo habitual, si no se sirvieron más comidas en la carpa instalada por la asociación vecinal Fonte do Milagre fue porque no había espacio para más. La fiesta empezó, como siempre, con el encendido simbólico a media mañana de uno de los sequeiros que todavía quedan en uso en Froxán. Poco después empezaron las demostraciones de pisado y abandoxado y a la una leyó el pregón Evaristo Calvo, actor y componente, junto a Víctor Mosquera, del dúo cómico Mofa & Befa. La jornada dio además para dos presentaciones literarias, las del último libro del músico Xurxo Souto y el primero del poeta local Urbano Arza.

Cantantes de taberna

2Mientras ayer en Froxán devoraban castañas, en el vecino municipio de A Pobra do Brollón sobrellevaban la resaca del cuarto concurso local de cantos de taberna. Participaron once cuadrillas de amigos de diferentes procedencias, pero los premios se quedó en el pueblo. Los más votados por los hosteleros locales fueron Os Corenta e Chinco Boys, segundos quedaron Estoupa Foles y terceros Os Téqueles. para ellos se fueron los tres lotes de productos típicos que regalaba la concejalía de Cultura, presidida por Ricardo Rodicio. Pero los otros ocho no se fueron de vacío, porque les corresponden sendos estuches con botellas de vino de Vilachá. Participaron el mismo número de grupos que el año pasado, pero durante toda la tarde del sábado se notó más gente que otras veces en los bares que iban recorriendo los cantantes. Los distintos grupos, entre los que había también músicos, empezaron a actuar a eso de las cinco de la tarde y no terminaron hasta las once. A esa hora se sumaron los votos recibidos por cada uno y sonaron las últimas canciones en la Casa da Cultura.

Saxos en Vilalba

3El auditorio municipal Carmen Estévez acogió ayer por la tarde en Vilalba el primero concierto del ciclo de nuevos intérpretes que organiza la asociación cultural Banda de Música de Vilalba. Actuaba el cuarteto de saxofones Kalamatianos, formado por estudiantes del conservatorio superior de música de Vigo, que interpretaron un repertorio que mezclaba clásicos como Bach con autores más modernos como Piazzolla.

Votación
11 votos