«El sufrimiento humano es el mismo que el animal»

El profesor e investigador vigués presenta hoy en Casa del Libro su obra «Un paso adelante en defensa de los animales»

.

El vigués Oscar Horta es profesor de filosofía moral en la Universidad de Santiago de Compostela. Activista en defensa de los animales y miembro de la Fundación Ética Animal, ha sido investigador visitante en universidades de Estados Unidos, Suecia, Finlandia, Italia, Portugal y Dinamarca, así como en la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología. En el 2007 obtuvo el Premio de Ensayo Ferrater Mora y hoy a las 20.00 horas presenta en Casa del Libro (Velázquez Moreno, 27), su ensayo Un paso adelante en defensa de los animales (Plaza y Valdés). La obra arranca con la peripecia de Teresa, que tras correr durante kilómetros escapando de una granja, se tira al mar y llega a Calabria nadando durante tres horas. Al final la capturan y como tienen síntomas de brucelosis, deciden matarla. La historia es real y a la gente le sorprendió tanto su desperada huida que gracias a la presión social se salvó. Teresa era una vaca.

-¿Qué plantea en el libro?

-A pesar de que mucha gente sigue pensando que los animales son cosas a nuestro servicio y no nos tenemos que preocupar mucho por ellos, existe un movimiento social que sí se preocupa y cada vez más. Yo intento explicar cuáles son las razones por las cuales deberíamos respetar a los animales y cuáles son las consecuencias. Mi intención es hacerlo de una manera amable y fácil de entender, pero sin rehuir ninguna de las cuestiones que se plantean, ir al fondo del asunto en temas que parecen superados.

-¿Por ejemplo?

-La situación en la que viven los animales que explotamos. Mucha gente lo desconoce y se cree que están felizmente en las granjas cuando lo cierto es que están pasando un suplicio, hay miles amontonados recluidos en jaulas que ni se pueden mover. Su vida es así y la muerte en los mataderos es terrorífica. Eso hace que haya muchas personas que den el paso hacia el veganismo para no tener nada que ver con eso. En el libro se exponen razones no solo para no dañarles, sino para implicarse en su defensa.

-Usted lo que expone es que no es una cuestión de gustos, sino de carácter

-Sí. Es más importante que si te gusta o no te gusta. Es que lo que se le hace a los animales es algo que tiene que ver con lo injusto. Si pensásemos y nos pusiéramos en su lugar nunca lo aceptaríamos.

-¿Es que somos más sensibles, que sabemos más sobre horrores que desconocíamos o no queríamos conocer, o es una moda?

-Son cambios históricos en la forma de pensar, como el cuestionamiento sobre el situación de la mujer. No es moda, es cambio y conciencia social.

-En el libro subraya que las personas que se preocupan por los derechos de los animales no lo hacen por afición...

-Claro. Cuando te preocupas por gente que se muere de hambre o sufre una guerra no es porque te guste o te caiga simpática. Es porque consideras que es una causa justa. Lo natural es defender a los animales. Aunque no te gusten. Argumentos como que los seres humanos valemos más que los animales están superados. Si lo aceptáramos sería legítimo discriminar a las personas menos inteligentes. La clave está en el dolor. El sufrimiento de los humanos no es mayor que el de los animales por ser más inteligentes. El dolor es el mismo.

Votación
4 votos
Comentarios