Caballero promete que la liga empezará con Río operativo

El Concello espera acabar toda la obra de Balaídos en Navidades y aplaza el debate sobre Mos

.

Vigo 13/06/2017 00:15 h

Sentados pero sin techo para protegerse de la lluvia hasta octubre. Así estarán los espectadores que frecuentan el gradería que discurre junto al Lagares. La nueva grada de Río del estadio de Balaídos estará operativa para el inicio de la liga (previsto para el fin de semana del 19 y 20 de agosto), según aseguró ayer el alcalde, Abel Caballero. La empresa constructora ya ha trazado el perímetro de seguridad y en los próximos días se instalará la grúa y comenzará el desmontaje de la grada actual, de la que ya se han retirado las luces y el cableado.

Los espectadores podrán sentarse en Río para el primer partido liguero, aunque la cubierta todavía no estará hecha. Habrá que esperar a octubre para llevarla a cabo y a Navidades para que se complete toda la adecuación interior. El conjunto de la nueva grada va a costar 6,8 milllones de euros.

Abel Caballero aseguró que la obra va a a «muy bueno ritmo» y detalló que ya están prácticamente retiradas las ópticas, los tornos y los focos, por lo que, de manera inmediata, arrancará la eliminación de la cubierta, que tiene que ser retirada en su totalidad. A partir de ese momento, se establecerá una malla aérea que finalmente soportará la cubierta azul celeste y que tiene que ser instalada antes de que empiece la temporada deportiva.

Caballero que no quiere polemizar con el Celta en cuanto a la ejecución de la obras del estadio, se ha mostrado «encantado» con su evolución. Tanto es así, que calificó la rehabilitación de la grada del estadio como «el Guggenheim del fútbol en España». El regidor recalca que los trabajos se desarrollarán «según el proyecto y según el conocimiento y lo que se le notificó al Celta».

Sobre el órdago del presidente del Celta, Carlos Mouriño de amenazar con llevarse el estadio fuera de Vigo, Caballero se ha dado «unas semanas más» de plazo para romper su silencio al respecto.

El alcalde reiteró que las nuevas obras van a ser absolutamente compatibles con los partidos, como ya sucedió con la grada de Tribuna. Auguró que «va a quedar fantástico». Caballero recordó que desde la oposición municipal se dijo en su día que, por motivo de las obras, el Celta se iba a tener que trasladar a Oporto para jugar la competición europea, cosa que no sucedió «y nadie ha dimitido».

El regidor no quiso comentar el ofrecimiento reiterado de la alcaldesa de Mos de facilitar terrenos al club celeste.

Votación
27 votos
Comentarios