«Mi hijo de cinco años le debe 17.000 euros a Hacienda»

El padre se suicidó por las deudas y el Estado señaló al pequeño como heredero para intentar cobrar a su tutora

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

Ana Belén González Iglesias está ocupada estos días en la mudanza. Desde enero no tiene ningún ingreso y ya lleva dos meses sin poder pagar el alquiler del piso en el que reside en la calle Fragoso de Vigo. Se marcha porque no ve ningún futuro en la ciudad. Por más que lo ha intentado, no ha encontrado un trabajo estable.

Pero donde una puerta se cierra otra se abre y la nueva oportunidad de Ana se llama Noguera, un pueblo de la Sierra de Albarracín con 125 habitantes. La localidad necesita niños para que el gobierno de Teruel no les cierre el colegio y su hijo pequeño tiene cinco años.

Le ofrecen un trabajo de camarera en el bar del pueblo y una casa en alquiler por cien euros al mes. «Me ha costado mucho tomar la decisión de marchame fuera de Galicia, pero he tenido suerte de encontrar algo a lo que agarrarme», confiesa.

Ana Belén intentará rehacer su vida por segunda vez. Llegó a Vigo de Moaña el pasado mes de octubre para pasar página después de que su pareja se ahorcara por las deudas que les atosigaban. Llevaban una vida cómoda hasta que su empresa de instalación de pararrayos se fue a pique y dejaron de poder hacer frente a los pagos de la hipoteca. Perdieron su vivienda cuando ya habían pagado la mitad. «A pesar de que nos quitaron la casa, lo poco que mi pareja ganaba después trabajando se lo quitaban, hasta que un día no pudo más y se quitó la vida», afirma.

Hacienda señaló entonces a su hijo de cinco años como heredero de la deuda y fue a por la madre para reclamarle 17.000 euros por ser la tutora legal del menor. Ana Belén lucha ahora para que el juez le permita renunciar en nombre de su hijo a las deudas heredadas de su padre porque se ve incapaz de afrontarlas. «Me parece ilógico que mi hijo de cinco años le deba tanto dinero a Hacienda, cuando no es más que un crío», afirma. Debido a todos los cargos que quedaron pendientes de pago con Hacienda y con la Seguridad Social, manifiesta que ahora le han denegado la posibilidad de cobrar una pensión de viudedad y de orfandad. Reconoce que su situación es muy injusta. «Al Estado no le preocupamos en absoluto, las personas que tenemos menos recursos somos las que estamos menos protegidas». No todos los días han tenido un plato de comida en casa y, al carecer de ingresos, si han subsistido ha sido gracias a la ayuda de sus familiares y amigos. Ana Belén acude también periódicamente a los locales de la asociación AFAN.

El día que trae la bolsa que prepara Tensi González, pueden cenar y comer al día siguiente en el piso, ese lugar que ahora están a punto de abandonar por no poder afrontar el pago del alquiler y donde ya tiene casi todo empaquetado para emprender una nueva vida.

Ana se muda al no poder pagar el alquiler. XOÁN CARLOS GIL
Saber más...