las claves

Los atracadores del cura de Pazos gastaron 1.800 euros de su tarjeta en clubes y compras

Realizaron pagos en gasolineras y clubes de alterne mientras el religioso estaba atado en su vivienda

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

La banda que atracó al cura de Pazos de Borbén se gastó más de 1.800 euros en clubes de alterne, gasolineras y sacándole dinero de cajeros automático. Gracias a estos gastos, los agentes pudieron seguirles la pista hasta dar con su detención.

Efectivos del equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Vigo con la colaboración de unidades del resto de la Comandancia de Pontevedra detuvieron a tres personas implicadas en el asalto al sacerdote Jaime González Couñago, de 74 años de edad.

Una mujer de 36 años y de nacionalidad portuguesa, A.C.F.R y un español de 59, F.S.M., fueron arrestados el pasado jueves en Salvaterra, mientras que el cabecilla de la banda, J.P.O., de 30 años, que tenía preparado un billete de autobús para fugarse a Francia, cayó ayer en O Porriño. Todos son residentes en la localidad lusa de Monçao y cuentan con un amplio historial de antecedentes por delitos contra el patrimonio.

La experiencia que tuvo que atravesar el sacerdote sucedió el pasado lunes a las diez y media de la noche. A esa hora, dos personas desconocidas rompieron un cristal de la parte trasera de la casa rectoral empleando una piedra de unos tres kilos de peso. Los asaltantes amenazaron al cura con un cuchillo y le pidieron el dinero y todo el oro que tuviese dentro de la casa y le sustrajeron la tarjeta bancaria. Se dieron a la fuga dejando al cura tirado en el suelo atado por las muñecas y pies con el cable del cargador de un tensiómetro.

El religioso tuvo que esperar cerca de doce horas en esa situación, porque no fue hasta las las diez y media de la mañana del día siguiente, cuando llegó la señora de la limpieza y se lo encontró medio inconsciente por el frío y los nervios que había pasado.

Además presentaba hinchazones en pies y manos debido a que estuvo fuertemente atado, durante las cerca de las doce horas que estuvo sin poder moverse.

El sacerdote tuvo suerte porque si los atracadores hubieran actuado un viernes, no sería hasta el lunes cuando la mujer de la limpieza lo hubiera descubierto, por lo que podría haber corrido su vida serio peligro.

Los agentes de la Guardia Civil siguieron la pista de los atracadores por las transacciones que los asaltantes realizaron con la tarjeta bancaria que habían robado al cura, a quien, bajo amenazas, lograron que les dijera la clave secreta para poder la utilizar. La misma fue usada en cajeros automáticos de Ponteareas, Salvaterra y Valença do Miño. Además realizaron compras en gasolineras y la utilizaron en un club de alterne de O Porriño.

Cuatro implicados

Las indagaciones practicadas por la Guardia Civil permitieron identificar a cuatro personas como presuntos autores en distintos grados de estos hechos. La operación continúa abierta y no se descarta que a lo largo de las próximas horas pueda ser arrestado el cuarto implicado en este robo con fuerza. Los tres detenidos pasarán a disposición judicial a lo largo de las próximas horas en el juzgado de Redondela.

El asalto causó una gran conmoción en Pazos de Borbén, donde el religioso es una persona muy querida y respetada por sus convecinos.

El religioso ejerce como párroco desde los últimos 40 años. El suceso causó una gran sorpresa y extrañeza entre el vecindario, dado que se trata de un municipio muy tranquilo, donde no se tiene constancia de que hubiera habido antes un ataque tan violento.