La pérdida de cruceros amenaza el negocio del comercio vigués

Solo las 15 escalas menos del «Independence» suponen 4,8 millones

Valoración Con: 1 estrella 2 estrellas 3 estrellas 4 estrellas 5 estrellas   votos ¡Gracias! Envíando datos... Espere, por favor.

El 2013 será un año agridulce para el tráfico de trasatlánticos en el puerto de Vigo. Mientras por una parte recuperará su estatus de terminal base de la mano de MSC Cruceros, por otra verá reducirse el número de escalas. Solo el Independence of the seas, buque que puede considrarse la joya de la corona por el número de pasajeros que mueve -hasta 4.370-, bajará de las 25 escalas de este año a 10 después de que su propietaria, la Royal Caribbean International, haya apostado porque opere en aguas del Caribe durante medio año.

La pérdida, además del sector de la hostelería, la notará especialmente el comercio. Se estima que cada crucerista gasta una media de 80 euros, lo que supone que solo con el cambio de programación del Independence volarán 4,8 millones de euros. Los comerciantes lo notarán un poco más si cabe, ya que una parte nada desdeñable de la caja la hacían con el citado barco en febrero, un mes de ventas tradicionalmente malas. Solo en el primer trimestre de este año nos visitó hasta en seis ocasiones. Se estima que los establecimientos de la zona portuaria realizan ventas por importe de hasta 200.000 euros por escala.

Un vació de 2,5 meses

Aunque aún no está cerrada la programación para este año, lo que sí se sabe ya es que entre el 4 de enero y el 19 de marzo no amarrará ningún trasatlántico en la estación marítima. El año lo estrenarán el Queen Victoria -3 de enero- y el Queen Elizabeth -4 de enero-, cada uno de ellos con capacidad para 2.000 pasajeros.

Con semejantes datos, todo hace indicar que en 2013 la cifra de cruceristas va a quedar muy lejos de los 250.000 de este año e incluso de los 244.000 del 2011, dos ejercicios especialmente buenos en los que ha superado el centenar de cruceros.

Al margen del vigués, el comercio que también va a notar el movimiento de trasatlánticos en el puerto olívico va a ser el compostelano. Y es que el 40 % de los cruceristas que optan por hacer una excursión tras desembarcar, eligen Santiago como destino. Es un icono turístico para el viajero con inquietudes culturales. En este caso, son los establecimientos del entorno de la catedral los que tienen más tirón. Otros destinos con predicamento son Baiona y la fronteriza Valença do Minho.

Precisamente del otro lado de la frontera puede llegar la competencia. La ampliación del muelle de trasatlánticos de Oporto es un plus. A día de hoy, la previsión de escalas que maneja el puerto de Leixoes supera el medio centenar, aún muy lejos de las de Vigo y, en la mayoría de las casos, con barcos de pequeño tamaño que no superan los 1.000 pasajeros. Entre las excepciones figuran Oceana, Ventura y Oriana, tres habitales de la estación marítima.

Respecto de la parte dulce a la que hacíamos referencia al principio, que MSC Cruceros vuelva a convertir a Vigo en puerto base, explican desde la compañía que es pronto para saber cómo será la respuesta, ya que aunque los billetes ya están a la venta, aún no hay datos sobre la demanda.

Más información