Huye de un control policial tras pegar a un hombre en una boda

Un helicóptero de la Guardia Civil lo buscó sin éxito en montes de A Veiga


o barco / la voz

Un amplio despliegue policial, que incluyó varias patrullas e incluso un helicóptero de la Guardia Civil, busca desde el sábado por la noche a un hombre de unos treinta años que se saltó un control tras haber abandonado una boda en la que pegó un puñetazo a otro de los invitados.

Todo comenzó pasada la una de la madrugada en un restaurante del municipio ourensano de A Veiga. Ya la boda había llegado al baile cuando el hombre, que acudía como acompañante de una de las invitadas, comenzó una discusión con otro de los asistentes y acabó por pegarle un puñetazo en la cara. Recriminado por su actitud por el resto de la gente que estaba en el convite, el hombre se fue hacia el aparcamiento, donde se puso al volante de su coche (un Passat negro alquilado) y comenzó a dar vueltas por una especie de glorieta que hay a la entrada del restaurante.

Al mismo tiempo que esto sucedía fuera, dentro del recinto la familia de los recién casados llamaba a la Guardia Civil. Pero antes de que los agentes llegaran, el hombre y su acompañante ya se habían ido. En su camino se encontraron con un control policial, que se saltaron, emprendiendo la huida hacia el pueblo de Ponte, en el macizo de Pena Trevinca.

Huida a pie entre la maleza

Seguidos por una patrulla, tras atravesar el pueblo de estrechas callejuelas, el hombre condujo el coche por una pista forestal. Había recorrido apenas unos 500 metros cuando chocó contra una piedra. El coche sufrió daños en la dirección y, además, pinchó una rueda, así que la pareja continuó su camino a pie. Al menos unos metros más, porque al final de la pista forestal la chica dejó el recorrido.

Y desde ahí no se sabe más del hombre, al que ahora busca la Guardia Civil. Para tratar de localizarlo se montó un amplio dispositivo con varias patrullas. Los vecinos (ayer el tema centraba todas las conversaciones en A Veiga) decían que la presencia de los agentes era constante, y que el domingo por la tarde incluso hubo un helicóptero buscando al hombre huido, pero sin resultado hasta el momento.

Por su parte, su pareja ya ha regresado a Barcelona, desde donde ambos habían venido a la boda. Y es que ella es amiga de la novia, que también reside en la Ciudad Condal, pero mantiene familia en A Veiga y por eso decidió volver a casa para celebrar su enlace. Tras prestar declaración fue informada de que podía irse y abandonó Galicia.

Desde la casa familiar de los novios en Ponte aseguraban ayer que todavía no conocían ni siquiera el motivo de la discusión entre ambos hombres, «porque además no se conocían de nada»; y que el agredido había regresado ya a su casa en Madrid. Tampoco decían tener demasiados datos sobre el ahora fugitivo, ya que «no le conocíamos, porque la que estaba invitada a la boda era su pareja». Por ello remarcaban la sensación agridulce que el hecho había dejado en la pareja de contrayentes.

Según ha trascendido, el huido el sábado durante la boda tiene varias causas pendientes con la Justicia. Además, al parecer el coche estaba alquilado a nombre de un amigo, ya que él no tiene carné de conducir.

Votación
5 votos
Etiquetas
Guardia Civil A Veiga Comarca de Valdeorras Pena Trevinca