Músicos recién horneados

Unos prefieren los locales de ensayo y otros montan su propio estudio


VIGO / LA VOZ

«Se busca gente para formar grupo de música, solo se requiere tener ganas de aprender y de pasarlo bien», rezan algunos carteles.

Se dice que Vigo es una de las ciudades más musicales de España, y no solo por los conciertos de verano. Tiene una gran cantidad de grupos que poco a poco intentan abrirse camino en el mundo de la música. Pero ¿cómo empieza todo?, ¿cómo se compone?, ¿cómo es el día a día de los que se inician en el mundillo?

Primero, formar el grupo. El reclamo más habitual es el de poner carteles o colgar anuncios en Internet, aunque también existe la opción de intentarlo preguntando a los conocidos.

Y así lo hizo el guitarrista y cantante del grupo vigués The Unnamed, Gabriel, que comenzó una gran labor de investigación entre los suyos para encontrar a alguien que le interesase la propuesta. Fue de esta forma como encontró al teclista Jimmy, al bajista Álvaro, al batería Ángel y a Víctor, otro guitarrista más. Juntos aprendieron a tocar, porque tal y como afirman «no teníamos ningún conocimiento musical, aprendimos sobre la marcha, podemos decir que lo nuestro fue a base de práctica y experiencia».

Segundo paso, buscar un sitio para ensayar sin molestar a nadie. The Unnamed ensayan todas las semanas en el local de ensayo de la Casa da Xuventude debido a que «en relación calidad precio es el mejor local que hay en Vigo, además se adapta perfectamente a nuestras necesidades y está muy bien equipado», afirma el grupo vigués.

The Unnamed se definen como una banda de hard rock blues y ya preparan su próximo concierto en el festival de música emergente Revoltallo.

Y tercero: «Es importante tener ganas de pasarlo bien y disfrutar con lo que haces», aseguran The Unnamed.

Pero a veces, los músicos prefieren la soledad para componer y muchos se llevan el estudio a casa. Ya no por comodidad, sino por el tipo de música que los mueve, el rap. Ese es el caso de Héctor y Álex, o artísticamente conocidos como Dj Wen y Sito, respectivamente. Estos dos amigos han decididomontar su estudio en el desván de casa y adaptarlo a sus necesidades musicales.

Los fines de semana es cuando tienen la cita con su música en Desekilibrio Studios, nombre con el que han bautizado a su pequeño espacio personal. «Escribimos nuestras letras y grabamos los temas con la base apropiada», cuenta Álex. Mientras él se ocupa de las letras y de hacerlas vibrar, Héctor, además de escribir por su cuenta, también lleva todo lo relacionado con la producción, masterización y grabación de los temas que crean.

En relación con la decisión de haber montado un estudio comentan que «nuestras necesidades no son las mismas que las de otros, aunque hubiera un local acondicionado para nuestra música no iríamos porque escribir es muy personal, yo no busco vender, sino que mi gente escuche las letras», afirma Héctor.

Así es como poco a poco los grupos de música vigueses van saliendo del horno, listos para enfrentarse a la realidad.

Votación
3 votos