El Olivo toca el cielo y abre camino

El equipo vigués gana 1-2 en Girona y asciende a la máxima categoría

LA VOZ

El Olivo consiguió la mayor gesta del fútbol femenino gallego en la historia al lograr el ascenso en la mañana de ayer a la Superliga después de ganar por 1-2 en Girona en el partido definitivo. El Karbo coruñés, en la época de los ochenta es el único precedente, pero entonces el fútbol femenino en España estaba desestructurado. Las viguesas celebran el ascenso además sin haber conocido la derrota en todo el campeonato. Hace más de un año que no pierden.

El triunfo del ascenso llegó además con un inconveniente inesperado, porque antes del descanso el equipo de Edu González se quedó en inferioridad por la expulsión de Albita, la lateral derecho. Jugar con una menos y fallar tres claras oportunidades de gol no amilanó a un equipo que pasó a jugar con una defensa de tres y que tras el descanso sacó a relucir su mejor fútbol.

A los dos minutos de la reanudación marcó Anair y en medio de un vendaval de juego fue la misma jugadora quien anotó el segundo con una volea que no tenía como destino la portería pero que se coló por toda la escuadra. Y aunque un fallo defensivo metió a las catalanas en el partido, las viguesas supieron aguantar el marcador para certificar el ascenso.

Después llegó una fiesta con pinta de interminable. Primero en el campo, en donde se pudo escucharse la Rianxeira, después en el restaurante en donde repusieron fuerzas, más tarde en el avión y por último en las calles de Vigo, a donde llegaron a última hora de la tarde en un autobús descapotable. A partir de hoy comenzará un reguero de recepciones oficiales.

El ascenso es la mayor gesta en la historia del club, que se quedó a las puertas del éxito hace dos temporadas pero que ahora ha sido capaz de cuadrar el círculo.

Votación
3 votos