«Chus Lago ordenó recoger los gatos callejeros y ahora no sabe qué hacer»

La concejala de Medio Ambiente ha retirado la ayuda a Proyecto Gato, que cuida a más de 500 animales


vigo/la voz.

Las voluntarias de la asociación Proyecto Gato, que atienden a más de trescientos felinos ubicados en la Protectora de Animales del Concello y a otros doscientos repartidos por diversas casas de acogida, aseguraron ayer que no piensan abandonar a su suerte a los animales, tras rescindirles el contrato la concejalía de Medio Ambiente con casi un año de antelación. «Chus Lago ordenó recoger los gatos callejeros y ahora no sabe qué hacer con ellos; no vamos a dejar a los animales en manos de un verdugo», explica Beatriz Alonso, una de las voluntarias, quien añade que no descartan llevar el caso al juzgado.

El convenio, suscrito hace dos años a modo de subcontrata a través de la Protectora de Animales que dirige Amparo Roger, les daba derecho a disponer de 3.000 euros al mes. Con ellos se encargaban de dar de comer a los animales y de esterilizarlos en clínicas privadas. En este tiempo llegaron a capar en torno a 1.500 gatos. Aquellos de los que se conocía la procedencia fueron devueltos a su lugar de origen, mientras que otros, en torno a 400, se dieron en adopción y el resto permanece en el centro.

Las voluntarias se dirigieron en más de una ocasión a la concejala para explicarle lo grave de la situación. El lacero municipal recogía todos los días diez o doce gatos y el espacio no daba para más. Chus Lago les prometió un recinto que no llegó a materializarse. No solo eso, sino que ahora les rescinde el contrato sin explicación alguna, cuando en realidad finalizaba en marzo del 2011 y prescinde de ellas en una nueva campaña de esterilización. La concejala declaró ayer a los medios de comunicación que 3.000 euros al mes «es una cantidad indecente para los resultados obtenidos».

Tampoco se les ha permitido utilizar el quirófano de la Protectora, concluido en octubre, alegando que antes tiene que ser inaugurado.

Si las relaciones del Proyecto Gato con el Concello son inexistentes, no son mejores las que mantiene con la Protectora de animales. Su presidenta, Amparo Roger, declaraba anteayer que «No se puede criticar a quien te da de comer en la mano», en relación a las críticas que ha lanzado Proyecto Gato contra la concejala de Medio Ambiente Chus Lago, lo que podría estar en el fondo de la escisión del contrato. Amparo Roger fue quien envió un fax a las voluntarias de Proyecto Gato para pedirles que se vayan y le entreguen las llaves de las instalaciones. Algo que no tienen intención de hacer por temor a que sean sacrificados los animales, como sucedía antes de llegar ellas, según explican.

Votación
39 votos